Parte de la ciudad estuvo cinco horas sin energía eléctrica por las fuertes ráfagas

La mayor intensidad del viento se registró entre las 14:30 y las 16 de ayer cuando golpeó con ráfagas de 102 kilómetros por hora. Según informó la SCPL, un poste de una línea de media tensión se quebró y causó un prolongado corte de energía eléctrica en gran parte de la ciudad. Además, volaron techos y hubo palmas que estuvieron a punto de caerse sobre viviendas y vehículos.

El viento no dio tregua ayer. Y durante cinco horas generó que gran parte de Comodoro Rivadavia estuviera sin energía eléctrica y, además de los inconvenientes provocados por las intensas ráfagas que volaron todo tipo de elementos sobre las calles, se produjo un generalizado caos vehicular debido a que los semáforos salieron de funcionamiento.
Si bien por la mañana la inclemencia se hizo sentir en forma constante, las ráfagas no fueron tan intensas. El polvo en suspensión afectó a transeúntes y automovilistas, y con el correr de las horas el temporal se incrementó. A las 16 las ráfagas alcanzaron los 102 kilómetros por hora, precisaron desde el Area de Pronóstico a El Patagónico.
Desde el Departamento de Servicio Eléctrico de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) detallaron que el corte de energía se registró a las 14:47 y "se debió a un poste quebrado por las fuertes ráfagas, ubicado en cerro Hermitte, que provocó la salida de servicio de la línea de media tensión".
De esa forma el servicio se interrumpió en los barrios de Kilómetro 4, parte de Kilómetro 3 y 5, parte del Centro, Jorge Newbery, La Loma, 13 de Diciembre y Antenas del Cerro Chenque. Desde ese momento el personal operativo efectuó tareas durante casi cinco horas y recién se normalizó el servicio a las 19:40.
Ante esto, los sistemas de semaforización salieron de funcionamiento en los sectores afectados y en muchos lugares se produjeron embotellamientos de vehículos. Sin embargo, no se reportaron accidentes de gravedad.

TECHOS Y POSTES CAIDOS

El viento castigó con dureza y voló techos. La guardia de Defensa Civil intervino en una decena de contingencias para sujetar tirantes y chapas que ponían en peligro a los peatones que buscaban refugio ante la inclemencia.
Cerca de las 15 las ráfagas aflojaron las clavaderas de un techo recién colocado en una construcción de la calle Malvinas 1085, en el barrio Jorge Newbery. Las chapas con las madera se volaron y cayeron sobre la vereda sin causar inconvenientes, explicó el propietario a este diario.
Una hora después el viento derribó la estructura del alero de una casa de la calle Alvear 1465, casi Misiones, en el barrio Pietrobelli. El dueño describió que las chapas cortaron cables de energía y telefonía sin lastimar a ninguna persona.
Otra de las contingencias a la que tuvo que dirigirse el personal de Defensa Civil ocurrió en una vivienda de La Pinta y Los Nogales. Allí también voló un techo.
En tanto, los vecinos de la calle Miguel Prat al 300 de Standart Sur tuvieron que improvisar ataduras para evitar que se caiga un poste de telefonía.
Uno de los habitantes indicó que el poste estaba partido en su base y "flameaba de un lado al otro" poniendo en peligro casas y autos estacionados en esa cuadra. Los vecinos ataron la palma con alambre y tiempo después, cuando llegaron los rescatistas, lo sujetaron con una soga a un árbol.
Cuestionaron que hicieron cinco denuncias a la empresa y no obtuvieron respuestas. Incluso, desde el organismo municipal se comunicaron con la empresa de telefonía para que de una inmediata respuesta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico