"Participar del Argentina Open representa un enorme desafío en mi carrera", afirmó Tsonga

"Siento que soy un 'outsider' en un torneo con especialistas en polvo de ladrillo, que ganaron mucho siendo que yo jamás pude hacerlo", reconoció el tenista galo.

El francés Jo Wilfried Tsonga, uno de los 10 mejores tenistas del planeta, admitió ayer que participar del Argentina Open representa un enorme desafío en su carrera, debido a que jamás conquistó un título sobre polvo de ladrillo y en Buenos Aires competirá contra los mejores del circuito sobre la superficie, uno de ellos nada menos que el español Rafael Nadal.
"Participar del Argentina Open representa un enorme desafío en mi carrera, siento que soy un 'outsider' en un torneo con especialistas en polvo de ladrillo, que ganaron mucho siendo que yo jamás pude hacerlo", analizó el francés de 30 años, en una entrevista exclusiva con Télam.
Tsonga, nacido en la ciudad de Le Mans y noveno en el ránking mundial de la ATP, conquistó durante su carrera 12 torneos, todos sobre superficies rápidas, incluidos los Masters 1000 de París 2008 y Canadá 2014, fue también finalista en Australia en 2008 y medalla de plata en los Juegos de Londres 2012 en la especialidad de dobles.
El francés, quien debutará en el ATP porteño ante un argentino, el correntino Leonardo Mayer o el bahiense Guido Pella, deberá lidiar en Buenos Aires con el actual campeón "Rafa" Nadal, considerado el mejor de la historia sobre polvo de ladrillo con su colección de nueve Roland Garros, y también con el alicantino David Ferrer, el austríaco Dominic Thiem y el italiano Fabio Fognini.
"Estoy motivado, hablé con un par de tenistas que me hablaron muy bien del torneo, me dijeron que tiene un gran nivel y por eso me decidí a probar suerte en esta parte del mundo", añadió Tsonga, quien se mostró muy cordial y también interesado en aprender algunas palabras en castellano, en la nota realizada en la carpa de prensa del Buenos Aires Lawn Tennis.
El tenista, de 188 centímetros de estatura e hijo de una francesa y un congoleño, ya visitó Buenos Aires hace casi tres años, en ocasión de una serie de Copa Davis entre Francia y la Argentina.
Tsonga integró la formación 'gala' que perdió con Argentina por 3-2 en el estadio Mary Terán de Weiss, en Villa Soldati.
El francés ganó sus partidos ante Carlos Berlocq y Juan Mónaco, pero su compatriota Gilles Simon cayó en sus dos puntos ante los mismos rivales y esos triunfos, sumados al del dobles integrado por David Nalbandian y Horacio Zeballos, le permitieron al equipo que tenía como capitán a Martín Jaite llevarse la serie e instalarse en las semifinales.
"Mi anterior visita fue breve, esta vez pude recorrer más y me gusta mucho la atmósfera de la ciudad, el clima también es bueno y me llamó la atención que la gente sonríe bastante, algo totalmente diferente a Europa", reflexionó el francés, quien llegó a Buenos Aires el jueves 4 de febrero pasado, siendo el primer 'top ten' en arribar al país.
Tsonga se mostró distendido y abarcó otros temas como la Copa Davis, esa histórica asignatura pendiente del tenis argentino, y también se refirió a su debilidad por el fútbol, incluida su admiración por el crack rosarino Lionel Messi.
En la Davis, Francia es el tercer país (junto a Gran Bretaña) con más títulos, con nueve 'ensaladeras' ganadas, pero no se corona desde 2001, cuando superó como visitante a Australia en Melbourne, algo que no pudo repetir pese a disponer de tenistas del nivel de Tsonga, Richard Gasquet, Simon y Gael Monfils, entre otros.
"Para ganar la Davis es necesario dejar los egos de lado y trabajar mucho en equipo. Pienso, luego de cada derrota, en que no somos tan buenos como a veces pensamos, y en los últimos años nos sucedió algo de eso, creo que a los argentinos puede haberles pasado lo mismo", reflexionó Tsonga.
El francés no pudo acudir la noche del domingo a la cancha de River para presenciar el partido ante Quilmes por la fecha inicial del torneo de Primera división, debido a la lluvia que afectó el campo de juego del estadio 'Monumental' y motivó a posponer 24 horas el partido.
"Me gusta mucho el fútbol, de chiquito me pasaba todo el tiempo jugando, es un deporte muy popular en Francia y no podía visitar la Argentina y dejar de ver un espectáculo así", comentó Tsonga, admirador también de Messi y del juego del Barcelona.
"Messi tiene una calidad innegable, es una atracción verlo jugar y por algo es el mejor o uno de los mejores del mundo", concluyó Tsonga, quien espera, junto a otro 'extraño' en polvo de ladrillo como el estadounidense John Isner, ponerle fin a la hegemonía de los españoles en el ATP porteño, con siete títulos consecutivos ganados por cinco tenistas distintos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico