Pasan a disponibilidad preventiva a los tres policías alcoholizados

Los tres agentes de la Policía del Chubut que en un control de tránsito realizado durante la madrugada del jueves, en Kilómetro 8, fueron sorprendidos alcoholizados y vestidos de uniforme, ayer fueron pasados a disponibilidad preventiva en la Unidad Regional de Comodoro Rivadavia ante el pedido expreso del gobernador Mario Das Neves al jefe de Policía, Luis Avilés.

En la Unidad Regional de Policía de Comodoro Rivadavia, ayer a la mañana, los tres efectivos policiales que fueron sorprendidos alcoholizados el jueves a la madrugada, fueron pasados a disponibilidad preventiva al iniciársele un sumario interno.
Tras el pedido expreso del gobernador Mario Das Neves para que fueran echados de la fuerza, ayer el jefe de Policía, Luis Avilés, dispuso la disponibilidad preventiva de los tres agentes de las nuevas camadas por la falta grave al reglamento policial interno.
Desde la Unidad Regional de Policía ayer informaron que a los tres policías se les solicitó las armas reglamentarias y las placas de identificación hasta tanto dure la disponibilidad preventiva. Los agentes serán sometidos al proceso del régimen policial en que también tienen la posibilidad de declarar y aportar pruebas a su favor.
Según trascendió, en las actas de intervención labradas por los policías de Kilómetro 8 que actuaron en el control de tránsito, no se pudo acreditar el grado de alcoholemia que registraba el efectivo al mando del Ford Fiesta secuestrado ya que no había médico policial para practicar el test de alcoholemia.

EL PROCEDIMIENTO

Uno de los policías sorprendidos alcoholizados debía estar a esa hora prestando servicios en la Seccional Segunda, pero había faltado. Los otros dos, en tanto, trabajaban para la Comisaría Mosconi.
Aunque no trascendieron públicamente sus nombres, se conoció que se trata de dos agentes de la última promoción de egresados del Centro de Instrucción Policial de Kilómetro 3 y el restante había egresado en 2015.
Los agentes viajaban a bordo de un automóvil por el camino Mario Morejón que une Kilómetro 5 con Kilómetro 8 y fueron demorados por tres policías en un punto de retén para control de remises y taxis.
Según informaron desde la Comisaría de Kilómetro 8, el retén estaba a cargo de dos suboficiales y un agente. Este último le hizo señas a un Ford Fiesta para que su conductor disminuyera la velocidad, pero estuvo a punto de ser embestido antes de que el vehículo se detuviera.
Ante la maniobra peligrosa en la que casi atropellan al agente, los efectivos de guardia identificaron a los ocupantes del coche quienes al descender estaban vestidos de uniforme policial y llevaban sus armas reglamentarias. Los tres agentes viajaban junto a una mujer de 30 años, estudiante.
Cuando fueron identificados por los policías de turno, los agentes no se podían mantener en pie. Los efectivos de la Comisaría Don Bosco retuvieron el vehículo y lo pusieron a disposición del Juzgado de Faltas ya que carecía de seguro obligatorio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico