Paseaba por la costa y la marea le tapó la camioneta

Franco Mercado paseaba con sus dos hijos el domingo a la tarde a bordo de su Chevrolet S-10 4x4 por la costa de "El Enganche" hacia "Quinta Rossi" cuando la camioneta quedó encajada en el pedregullo. El hombre sacó a sus hijos rápidamente del vehículo para buscar ayuda. Caminó varios kilómetros hasta tener señal en su celular. La camioneta fue tapada dos veces por la pleamar y recién ayer al mediodía lograron sacarla con una máquina topadora.

Franco Mercado el domingo a la tarde paseaba con sus dos hijos a bordo de su camioneta Chevrolet S-10 por la costa de "El Enganche" hasta "Quinta Rossi" cuando de repente la camioneta 4 x 4 se encajó en el pedregullo de la playa.
Intentó sacarla, pero no hubo manera de hacerla traccionar, por lo que decidió poner en resguardo a sus dos hijos bajándolos del vehículo.
Caminó varios kilómetros en busca de señal telefónica hasta la Ruta 1 para pedir auxilio y volvió a buscar a los niños. La camioneta permaneció en el lugar por más de 20 horas y fue tapada por las olas del mar en dos ocasiones con la pleamar.
El gran poder centrífugo de la marea la terminó destrozando, arrastrándola por algunos metros y volcándola de un lado al otro. El techó quedo doblado y el motor impregnado de agua salada.
Franco solo pudo sacar el frente del estéreo y la batería, ya que no había manera de salir de las piedras con la camioneta, la que debió abandonar en el lugar. Ayer a la mañana fue hallada cubierta por el mar por algunos transeúntes que dieron aviso a Defensa Civil y Policía.
El falso alerta dio cuenta de que había heridos, lo que se difundió rápidamente en varios medios digitales de la ciudad que no chequearon debidamente la información y hasta se difundió erróneamente por algunas radios que consideraron creíble lo que difundían dichos portales.
La desinformación hizo que Policía de Kilómetro 8, junto a Defensa Civil y la Secretaría de Seguridad, llegaran al lugar junto a una ambulancia del Hospital Regional en vano porque iban en busca de supuestos heridos que nunca hubo. Solo hallaron la camioneta tapada por el agua.

EN EL LUGAR DEL HECHO
Un equipo periodístico de este medio llegó al lugar tras recorrer tres kilómetros a pie por la costa debido a que la misma estaba intransitable. Así fue como encontró a Franco Mercado en compañía de sus familiares intentando sacar la camioneta.
El hombre contó que venía despacio, paseando con sus hijos cuando la camioneta se hundió. "Ayer (por el domingo) no estaba así", dijo cuando encontró a la S-10 tapada de agua, llena de piedras en el habitáculo y con el techo doblado.
Su primo levantó el medidor de aceite del motor y brotó un chorro de agua salada. "Esto no sirve más" dijo el hombre.
El hijo de Franco, que el domingo viajaba en el vehículo, introdujo su cuerpo por la ventana y sacó del portaobjetos de una butaca un teléfono celular marca Samsung. Se lo había olvidado en medio de la situación de angustia que representaba el peligro del mar al acecho. Ayer lo recuperó; solo estaba húmedo.
Mientras tanto su padre, con la desinteresada colaboración de un gruista y un maquinista de una retroexcavadora que trabajaban en la cantera que existe en el lugar, logró recuperar la camioneta. Pese al lugar donde había quedado encajada, pudieron hacer algo que parecía imposible para los rescatistas. Ataron lingas y cadenas en el brazo de la pala de la máquina y quitaron el vehículo de la húmeda restinga de piedras cuando ya era golpeado otra vez por las olas del mar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico