Pasó 10 meses preso por un asesinato que no cometió

Alejandro Gajardo estuvo diez meses preso imputado por el homicidio de Agustín Lineros, ocurrido en junio del año pasado en la ciudad de Rawson. Durante el juicio que se inició la semana pasada el tribunal colegiado coincidió en que no estaba acreditada su autoría y ayer, tras conocer el veredicto, recuperó la libertad.

Los jueces Fabio Monti, Ivana González y Mirta Moreno coincidieron en destacar las imprecisiones de los tres testigos que para el Ministerio Público Fiscal eran claves para declarar responsable del delito de homicidio a Alejandro Gajardo.
Se trata de tres jóvenes amigos de la víctima que en un primer momento declararon que el autor de los dos disparos que terminaron con la vida de Lineros había sido Gajardo.
Durante el veredicto Monti se encargó de destacar la falta de claridad de los dichos que los testigos manifestaron horas después del crimen en sede policial con lo manifestado en los últimos días durante las audiencias de debate.
Asimismo, el tribunal destacó que el testimonio de una mujer que desde su casa observó el incidente y señaló al padre de Gajardo como el autor de los disparos. En ese sentido, los tres jueces coincidieron en cuestionar la persistencia en el seguimiento de una sola línea de investigación respecto de la autoría del asesinato.
El defensor Omar López, en tanto, se mostró satisfecho con el trabajo realizado en procura de probar la inocencia de su defendido. El abogado señaló que "quedó claro que él no fue el autor del delito. Mi tarea fue la de demostrar su inocencia, sin endilgarle el hecho a nadie porque esa no es mi función".
López cuestionó además que “Alejandro Gajardo estuvo preso diez meses y eso no es poca cosa. Ahora el Ministerio Público Fiscal podrá apelar el fallo”. Por su parte, el fiscal general Osvaldo Heiber adelantó a los familiares de la víctima -que siguieron día a día las audiencias de debate- que apelará el veredicto del tribunal.
El crimen de Lineros se produjo el 10 de junio de 2016 como consecuencia del enfrentamiento entre grupos antagónicos del barrio Gregorio Mayo de Rawson. A una cuadra del playón deportivo de ese barrio, la víctima recibió dos disparos, uno en el abdomen y el otro debajo de la axila izquierda que le causó la muerte.
El arma utilizada nunca apareció y los integrantes del grupo que acompañaba a Gajardo no estaban armados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico