Patagonia: Chubut y Tierra del Fuego adaptarán el protocolo antipiquetes

El Ministerio de Gobierno chubutense convocó a todas las áreas con injerencia en conflictos sociales, como la Policía y Derechos Humanos, para conocer sus evaluaciones. Los sindicatos rechazan el protocolo de actuación mientras hoy el sector estatal avanza con un paro.

El protocolo para regular las protestas que incluyan cortes en las vías públicas tuvo la aceptación de dos provincias patagónicas. Chubut y Tierra del Fuego firmaron la adhesión, aunque deberán adaptarlo a la realidad interna, tal como establece el convenio. El gobierno de Mario Das Neves evalúa las alternativas.
El concepto es que la magnitud y características de los reclamos en el sur no tienen comparación con los que ocurren en distritos más grandes como Buenos Aires. El ministro de Gobierno, Rafael Williams, hizo la convocatoria a todos los funcionarios que tengan injerencia, como la Policía y el área de Derechos Humanos.
Cada dependencia deberá preparar su dictamen, basado en la experiencia y con la documentación como respaldo que incluirá convenios internacionales con rango constitucional y las leyes que protegen a los ciudadanos cuando realizan acciones de protesta.
"No es que alguien se va a expresar y aparece otro con un bastón", dijo Williams. "En los medios se toma lo que dijo Patricia Bullrich (ministra de Seguridad de la Nación) sobre los cinco minutos, pero el contenido del protocolo no es tan así", aclaró el ex intendente de Esquel al tiempo que señaló que una mayoría de la sociedad no comparte la metodología de los piquetes.
El protocolo señala que cada provincia adaptará el modelo de actuación en caso de protestas. En enero los distritos nacionales con más piquetes fueron Buenos Aires con 46, Santa Fe con 38 y Capital Federal con 35. En comparación, Chubut tuvo 11. Los datos corresponden al monitoreo de la consultora Diagnóstico Político.
Sin embargo, desde los sindicatos que rechazan el protocolo -como los estatales de ATE- indican que más allá de la adaptación a la realidad provincial, incluso con enfoques de derechos humanos, habilita a las provincias que adhirieron a aplicar el protocolo cuando requieren una decisión más volcada a "la mano dura".
"Muchos lo firmaron pero aclararon que no lo van a aplicar. Está pensado para la Capital y Gran Buenos Aires y avanza sobre facultades que son de las provincias", dijo la subsecretaria de Derechos Humanos de Neuquén, Alicia Comelli, en una entrevista publicada en el diario Río Negro el sábado. La provincia que gobierna Omar Gutiérrez no acompaña la iniciativa.
En el mismo sentido, la gestión de Alberto Weretilneck en la provincia de Río Negro prefirió tomar distancia de la iniciativa del Ministerio de Seguridad de la Nación, a pesar de que justamente lo lanzó allí.
Tierra del Fuego atravesará un proceso similar al de Chubut. "La Provincia tiene previsto reunir a todas las fuerzas federales, policiales, judiciales y también a sectores de la política, para llegar a un acuerdo y poder ponerlo en práctica de la mejor manera", afirmó el secretario de Seguridad del gobierno de Rosana Bertone, Ezequiel Murray.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico