Patagonia será multada con $2,9 millones por el paro de colectivos

Los montos sancionatorios a la empresa concesionaria del transporte de pasajeros están determinados en el pliego licitatorio y cabe aplicar una multa de 2,9 millones diarios por la suspensión en la prestación del servicio público. Dado que el paro de ayer fue sorpresivo y sin notificación previa desde la autoridad laboral, las sanciones también se extenderán al sindicato de la UTA.

Comodoro Rivadavia amaneció ayer sin servicio público de transporte. Desde las 4:30 de la madrugada, hasta cerca de las 10, se mantuvo la retención de servicios de los choferes en respuesta a la falta de acreditación de haberes de octubre. La medida afectó el inicio de la jornada laboral y escolar de los comodorenses y fue levantada recién cuando las empresas prestadoras -tanto Patagonia Argentina como transportes Diadema- confirmaron el depósito de los salarios.
La medida se produjo sin el aviso previo de ley que determina que la misma debe ser notificada a la autoridad laboral con anticipación, y suspendió por ende el transporte público en la ciudad, algo que por contrato de concesión no puede ocurrir de ninguna manera.
Es en este contexto que el asesor letrado municipal, Miguel Criado Arrieta, confirmó ayer que el intendente Carlos Linares dio la orden de que se aplique a la empresa la multa habilitada por contrato, una sanción punitoria que será extensiva al gremio con responsabilidad directa en la retención, para lo que se notificará a la autoridad laboral, en función del perjuicio causado a gran parte de los comodorenses en el inicio de la semana.

POR CADA UNIDAD
Cabe señalar que la facultad municipal de multar a la empresa por faltas a la prestación está establecida en el contrato de concesión del servicio, fijando el monto correspondiente por cada unidad fuera de servicio, y de ese punto surge la cifra de 2,9 millones de pesos diarios aplicables a Patagonia Argentina.
A media mañana de ayer, los referentes de las empresas transportistas mantuvieron una reunión en la intendencia, de la que también formaron parte el asesor letrado municipal, el titular del Ente de Control de Servicios Públicos, Luis Ferrero, y el secretario de Gobierno, Máximo Nauman. A su término el intendente pidió disculpas a la comunidad por el paro imprevisto que definió como "obsceno".
"Citamos a la empresa y les planteamos que era una locura este paro porque está fuera de cualquier contexto legal; no hubo aviso; intimación; nada. Y argumentan una deuda del municipio por algo más de 3 millones cuando la estructura de costos la presentaron el 20. Ellos deben presentar esos papeles los dos primeros días hábiles del mes porque los números deben ser corroborados por el Ente, el Tribunal de Cuentas y la Asesoría Letrada, como corresponde, para que pase todos los controles", argumentó.
El comentario del intendente se produjo en alusión al subsidio municipal mensual que se efectivizó ayer por un total de 3,9 millones de pesos, una cifra que hay que recordar no es fija sino que se establece mensualmente a partir del cruce de información como el esquema de costos y la cantidad de pasajes vendidos.
Cabe señalar que no es la primera vez que la prestación del transporte público se ve afectado por reclamos relativos a falta de pago de subsidios, aunque en líneas generales se da aviso previo, algo que no ocurrió en esta oportunidad.
Por otra parte, resulta llamativo que la empresa Patagonia no haya abonado los salarios de los choferes si la falta de pago eran solo los 3,9 millones de pesos reclamados a la municipalidad.
Es que se debe señalar que sobre un esquema de costos que ronda los 25 millones de pesos -según el informe que el Ente de Control dio en la última audiencia pública-, y con el combustible subsidiado a nivel nacional, la pauta salarial repercute con cerca del 80% de ese esquema de costos, mientras que el 12% centraliza la rentabilidad empresaria asegurada.
Por lógica, se deduce que el subsidio municipal que la empresa reclamaba ayer para argumentar imposibilidad de afrontar salarios representa exclusivamente la ganancia empresaria, con lo que habría que preguntarse cuáles son las prioridades de pago de una empresa que recibe subsidios por las tres vías del estado: Municipio, Provincia y Nación.
Hay que decir además que los últimos escenarios de retenciones de servicio -o amagues-, tanto de Patagonia como de Diadema Argentina, coincidieron con correcciones en los montos otorgados desde la comuna, reevaluados por debajo de las pretensiones de la empresa luego de corroborar la información desde el Ente de Control con sus facultades ya consagradas en ordenanza y reglamentación.
Además, todo indica que esas revisiones serán cada vez más frecuentes con la entrada en vigencia plena del SUBE y sus estadísticas respecto a cantidad de pasajeros transportados -que según la empresa son invariables desde 2009-, datos de los que además depende la autorización para las dos nuevas subas de boleto, programadas para enero y mayo próximos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico