Pedirán 5 años de prisión y el doble de inhabilitación para los médicos a los que se les murió un bebé

El juicio oral y público contra los médicos Hugo Mantuano y Roxana Barrientos comenzó ayer y en la presentación del caso la querella adelantó que exigirá una pena de 5 años de prisión y 10 de inhabilitación por el delito de homicidio culposo por negligencia. Ayer declararon 3 testigos y para hoy se anunciaron 10. El debate continúa hasta el viernes.


Tal como señaló El Patagónico, comenzó ayer el juicio oral y público por el homicidio culposo del bebé Nicolás Bautista Russo, el cual tuvo lugar el 25 de febrero de 2014 en la guardia del sanatorio La Española. Por el hecho fueron denunciados y acusados los médicos Hugo Mantuano y Roxana Barrientos.
El debate está presidido por el juez penal, Alejandro Soñis. La familia Russo, que se constituyó como querellante, es representada por los abogados Eduardo de Villafañe y Mariana Mongelos. La Fiscalía la representa el fiscal general, Adrián Cabral, mientras que los acusados son asistidos por el abogado Miguel Criado.
En la audiencia de ayer las partes hicieron la presentación de sus respectivos casos y adelantaron la pretensión punitiva. El fiscal calificó el hecho como homicidio culposo por negligencia y fijó para los dos acusados la pena pretendida en 4 años de prisión y 9 de inhabilitación para ejercer la profesión.
La querella, por su parte, calificó el hecho de la misma manera pero elevó la carga punitiva en un año. En cuanto a la prisión de efectivo cumplimiento la ubicó en 5 años, mientras que se refirió al doble para la inhabilitación en el ejercicio de la medicina. A su turno, el defensor adelantó que pedirá la absolución de sus pupilos por el beneficio de la duda.

EL CASO
Los acusadores afirmaron que probarán a lo largo del juicio que el 25 de febrero de 2014 la víctima llegó con sus padres al sanatorio porque tenía vómitos de color amarillo y en la guardia los atendió el doctor Mantuano, quien colocó al bebé en una camilla y les indicó a sus padres que esperaran los resultados de laboratorio, ya que una vez que estuvieran deberían consultar con su sucesora en la guardia, la doctora Roxana Barrientos.
El fiscal afirmó que Mantuano actuó con negligencia; omitió tomar la temperatura del bebé y tampoco midió el nivel de oxígeno en la sangre, ni ordenó una radiografía del tórax. A su entender, actuó con impericia porque no realizó ningún tipo de control al niño, provocando que el cuadro se agravara, se bronco aspirara y falleciera.
El acusador público recordó que los padres de la víctima le suplicaron a Roxana Barrientos para que atendiera a su bebé porque notaban que su situación empeoraba, pero ella les decía que no lo haría "hasta que tenga los resultados del laboratorio".
En otro tramo de la presentación, se indicó que en un momento distinto se ingresó a la víctima a la guardia y se le colocó una máscara de oxígeno para adultos, ordenándose a los padres que se retiraran. Allí se inició junto a otro médico pediatra una ventilación mecánica. Luego de 25 minutos el niño falleció bronco aspirado. Por ello se calificó el hecho como "homicidio culposo por negligencia" para Mantuano y Barrientos.
Tras la presentación del caso, declararon los padres de la víctima, Víctor y Paola, luego de lo cual lo hizo un oficial de la Seccional Primera y se pasó a un cuarto intermedio para hoy, jornada en la que está previsto conocer el testimonio de 10 personas.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico