Pedro Nieva: "el descargo es contra la dirigencia, la policía y el árbitro"

El no traslado de Rodrigo Cárcamo en la ambulancia, la falta de despliegue de la policía en forma preventiva y que la dirigencia de Huracán no haya mejorado las condiciones para contar con garantías en un campo de juego ya suspendido en otras ocasiones, son los puntos salientes de la nota que irá al Consejo Federal, según adelantó el presidente de Jorge Newbery, respecto del clásico suspendido el sábado en el barrio Industrial.

por Angel Romero
a.romero@elpatagonico.net

"El árbitro es la máxima autoridad". Eso afirma y reconoce el presidente de Newbery Pedro Nieva. Por ello, con la copia del informe del árbitro Raúl Pagani en mano, comenzó a darle ayer forma al descargo que hoy a media mañana entregará en la Liga de Fútbol de Comodoro Rivadavia, para que la eleve al Consejo Federal, acerca de final abrupto del clásico de la ciudad en el "César Muñoz". Los destinarios del escrito son el referí, la dirigencia de Huracán y la policía a cargo del operativo.
"Pagani (Raúl) es el que decide si hay que trasladar a un jugador o no. Y nada de eso pasó. Además, ¿qué garantías de seguridad podés dar para continuar si tenés un chico con la cabeza vendada en los vestuarios?", acotó el presidente "aeronauta", respecto de la intención del árbitro de seguir el partido, luego de que al término del primer tiempo el defensor Rodrigo Cárcamo, de Newbery, recibiera un botellazo sobre su oído izquierdo.
"Si hay una persona lastimada, es el árbitro el que tiene que constatar la veracidad del mismo, o en todo caso enviar a un colaborador suyo a verificar al vestuario. Y eso nunca sucedió. Incluso le dieron la orden a la ambulancia que se retire y tuvimos que pagar una en forma particular para trasladar a Rodrigo Cárcamo", sostuvo en diálogo con El Patagónico.
Los incidentes se relataron en vivo y en directo por los medios radiales, donde incluso se escuchó que la médica recomendaba la sutura y el traslado del jugador. A pesar de ello, nada de eso ocurrió.
"Ni siquiera los policías se desplegaron luego de la agresión. Por lo menos para cubrir la zona de la platea desde donde vinieron las botellas (que no sólo fue una, porque fueron varios los imbéciles). Por eso la decisión fue de nosotros (la dirigencia) de no salir al campo de juego. Porque si el resultado terminaba a nuestro favor, ¿cómo sabíamos que no iba a haber más incidentes?", reclamó.
Al pedido de Pagani de cambiar el jugador y continuar, Nieva le antepuso en medio de la vorágine que no iba a arriesgar a ningún otro jugador del plantel. Como así también lamentó el papel de la policía a cargo del operativo de seguridad que corresponde a la seccional Tercera.

LOS DESTINATARIOS
"El descargo es contra la dirigencia de Huracán por no haber hecho trabajos para que la cancha cuente con medidas de condiciones (porque ya estaba suspendida); la policía que afirmaba que estaban dadas las garantías cuando nosotros teníamos un chico lastimado; y contra el árbitro que fue totalmente parcial, porque más allá de la subjetividad que cada uno pueda tener, yo tengo la planilla de Pagani que dice que hay 6 jugadores sancionados: 4 amonestados y 2 expulsados (Gabriel Zarzosa y el ayudante Osvaldo Santana): todos de Newbery", remarcó.
"Acá está (muestra la copia), yo no invento nada. Aparte, habla de 'partido suspendido' y por otro lado en el párrafo dice 'por finalizado'. Si es así, el resultado es 1 a 1. Tampoco explica por qué Newbery no quiso salir a jugar, sólo que se esperó el tiempo prudente. Pero no dice las razones", resaltó.
"Nosotros tomamos una decisión en ese momento que fue más allá de lo que después suceda deportivamente. Teníamos un jugador lastimado, sin saber si era grave o no. Bajo ese parámetro decidimos no jugar. La dirigencia tomó la responsabilidad de eso por no haber condiciones de seguridad. No íbamos a arriesgar a nuestra gente", argumentó.
Newbery se retiró cerca de las 21:00, dado que por un accidente fatal en el camino alternativo de Rada Tilly no había una ambulancia para concurrir en el momento. Todo el plantel se quedó hasta que a Rodrigo Cárcamo se lo trasladara.
"De la dirigencia de Huracán no se acercó nadie. Tal vez porque pensaban que era todo una puesta en escena. Si fuera así, con acercarse se sacaban todas las dudas. Es más, cuando llegó la ambulancia de EMEC no le querían abrir el portón, y tuvo que intervenir uno de los cuatro policías que llevamos nosotros para que ingrese, dado que por protocolo el servicio de emergencia va donde está la persona y lo inmoviliza. A esa hora ya no había nadie en la cancha", finalizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico