Pelea de pareja culminó con una mujer golpeada y un hombre apuñalado

Una pareja empezó una discusión que terminó con golpes y agresiones que obligaron a la internación de una mujer con traumatismos en el cráneo y un hombre con un corte en el brazo izquierdo producto de una puñalada. Existían antecedentes violentos, con denuncias incluidas, en la Comisaría de la Mujer.

Una joven pareja que reside en Los Rosales al 100 del barrio Saavedra ayer a las 17 protagonizó una pelea que terminó con ella golpeada y el hombre apuñalado en uno de sus brazos. En el lugar intervino personal de la comisaría Mosconi y una ambulancia del Hospital Regional que auxilió tanto al hombre como a la mujer luego de la pelea.
El joven, identificado como N.R.F., fue quien llamó a la Policía y la esperó en la vereda de la vivienda, sin calzado y con el torso desnudo. Recibió las primeras curaciones en la ambulancia en donde le hicieron una compresa con gasas y cintas de tela. Presentaba, además del corte, rasguños en su espalda y pecho.

MAREADA DE LOS GOLPES

Luego de atender al hombre en la vía pública, el médico y la enfermera que llegaron a bordo de la ambulancia ingresaron a la vivienda para darle asistencia a la mujer de 23 años que no podía caminar porque se encontraba mareada por los golpes recibidos en la cabeza.
Según los policías, la mujer también tenía una lesión ósea en uno de los dedos de una de sus manos. Ella dijo que iba a denunciar en la Comisaría de la Mujer violencia de género y que no era la primera vez que sufría agresiones por parte de su pareja, debiendo presentarse en la dependencia que se ocupa de atender a las víctimas de agresiones de género.
Los efectivos policiales dedujeron que la mujer se había intentado defender de las agresiones de su pareja y con la utilización de un cuchillo lo cortó en el brazo. Los motivos de la pelea no se dieron a conocer, aunque según comentaron las fuentes la situación se desató aparentemente cuando ella tomó la decisión de marcharse de la vivienda.
Según el comisario Cristian Sartor, tanto el hombre como la mujer estaban dispuestos a denunciar la situación de violencia y por ello el médico les entregó a cada uno el certificado médico correspondiente.
El hombre y la mujer son padres de un bebé que ayer, mientras atendían a su madre de los traumatismos, quedó a resguardo de los policías.
Los vecinos, en tanto, se mostraban sorprendidos por el despliegue policial, pero cuando se enteraron de que se trataba de un problema de pareja siguieron su camino.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico