"Peleo por lo que me pasó a mí y por los pibes que se callan"

Maximiliano "Pochi" Almonacid aguarda junto a sus familiares un fallo clave para continuar con su vida. Este mediodía se conocerá la sentencia para los cinco efectivos que con diversos grados de participación perpetraron el delito de "abuso sexual agravado y torturas" en la seccional segunda de Trelew.

Este mediodía en tribunales penales de Trelew se leerá el fallo del segundo juicio por la violación y tortura ocurrido en enero de 2012 en una celda de la seccional Segunda de Trelew, donde la Fiscalía pidió la culpabilidad de los efectivos por esos delitos. Mientras los defensores reclamaron la absolución de sus asistidos.

En la antesala al fallo, habló Maximiliano Almonacid, más reconocido como "Pochi" entre amigos y familiares. "Por más que lo condenen o queden en libertad lo que me pasó ya no cambia, es una marca que me va a quedar siempre para mi vida", su desazón es típica de una persona que sigue pidiendo justicia en el segundo proceso que atraviesa en el ámbito del Poder Judicial.

La fuerza que tiene por estos días y que le permitieron dar testimonio ante los acusados, Pochi asegura que es producto de la cantidad de gente que de forma desinteresada acercó su apoyo a sus padres.

"Gente que no conozco se ha acercado a mi familia, le agradezco a la gente que apoya a mis viejos en Tribunales, me siento con mucha fuerza sabiendo que hay gente de afuera que está apoyando y no estoy solo", dijo en diálogo con laizquierdadiario.com.

En la antesala a la condena y el fallo que se emitirá este mediodía y después de todo el esfuerzo que se hizo para conseguir testimonios y pruebas, el joven señaló: "creo que hay muchos jóvenes que son muy maltratados por la policía y lastimados, porque uno no sabe lo que ellos pasan cuando están adentro. Hay pibes que les ha pasado algo y se callan la boca, por eso yo estoy peleando".

Maximiliano aprovechó también para agradecer y acompañar en el dolor a la familia de Bruno Monsalvez uno de los testigos protegidos que colaboró con la causa y fue asesinado dos meses después de su denuncia. "No lo conozco, pero fue una persona que aportó de su parte, estuvo en la lucha y hoy en día desgraciadamente no está presente, está en un lugar mejor pienso yo, quiero pedirle disculpas a la familia que lo perdió pero yo estoy agradecido y para mi siempre va a estar presente porque murió peleándola", dijo.

Por su parte, su padre Fernando Almonacid también agradeció a las personas que acompañaron el proceso. "Estamos a la espera de ver qué pasa, tenemos mucha fe de que se va hacer justicia, no por Maxy, sino por otros chicos, él tiene un papá y una mamá que lo van a apoyar , pero hay otros chicos que se han callado la boca porque no tienen esto".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico