Penoso rescate de documentación en el archivo destruido por el fuego

Mabel Montenegro, jefa del Archivo Municipal de esta ciudad que en la madrugada del martes fue arrasado por un incendio presuntamente intencional, estimó que solo podrá rescatarse un 10 por ciento de la documentación que se almacenaba en la antigua estructura de hierros y chapas que antiguamente fuera la Proveeduría de YPF.

Caleta Olivia (agencia)

Se estima que en ese lugar, situado en el barrio Parque, había más de cinco toneladas de papeles que contenían valiosa documentación de varias reparticiones, acumuladas durante varias décadas.
La voracidad de las llamas convirtió en cenizas a casi la totalidad de los miles de expedientes y los bomberos no pudieron llegar a tiempo ya que el sereno que tendría que haber dado el alerta se había retirado a su casa a dormir, negligencia laboral que era una costumbre y que el siniestro dejó al descubierto.
Ayer, un grupo de empleadas que habitualmente desempeñaban sus tareas en ese recinto y no estaban plegadas al paro impuesto por el Sindicato de Obreros y Empleados de la Municipalidad de Caleta Olivia (SOEMCO) iniciaron la penosa tarea de remover cenizas para rescatar papeles parcialmente quemados.
Montenegro comentó que, a modo de ejemplo, se incineraron cajones enteros conteniendo rendiciones de cuentas que van desde 1960 a 2015 y que al archivo también llegaban semanalmente cajas que se enviaban desde diferentes áreas comunales conteniendo "comprobantes de compras, presupuestos, papeles de comercio, de tránsito, toda la documentación de los movimientos contables, administrativos, financieros, de recursos humanos, impositivos, tasas, etcétera".
En el lugar también se encontraba Víctor Ibáñez, quien reviste el cargo de director del Archivo, el cual dijo que aún no se conoce el resultado del peritaje que hicieron los bomberos para determinar el origen del fuego, pero personalmente estaba seguro de que fue intencional ya que los últimos empleados que se retiraron del lugar, a mediodía del lunes, se aseguraron de desconectar el sistema eléctrico y observar que los calefactores estuvieran apagados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico