Perdidos como Papá Noel en Pascuas

La integración del Superior Tribunal de Justicia trae una larga historia de lealtades, enredos y disgustos; el senador que hace camino; el nuevo titular de Petrominera, los discursos y el lugar "incomodo"; el ex gobernador trelewense pasea por Comodoro; un cargo que espera funcionario; las cuatro cubiertas, los veladores y los alquileres; el hombre al que no le gustan los periodistas.

Tiempo de revancha

El gobernador Mario Das Neves anticipó su deseo de que Marcelo Guinle sea uno de los tres designados como ministro del Superior Tribunal de Justicia. Más allá de haber expresado su beneplácito al respecto, el ex senador nacional deslizó que le gustaría que su eventual pliego se aprobara por unanimidad, lo cual hoy por hoy parece algo difícil.
Es que así como a Mario Vivas -otro de los propuestos- lo impugnan diputados provinciales de su ciudad, Puerto Madryn, que responden al cada vez menos "hombre fuerte" del golfo, Carlos Eliceche, a Guinle no lo quiere Néstor Di Pierro, a quien nadie podrá convencer de que aquel no tuvo nada que ver en su trunco deseo de ser senador nacional. Además, la relación entre ambos se quebró allá lejos y hace tiempo, cuando el hoy director de YPF fue prácticamente conminado por su entonces jefe político a asumir como concejal tras su derrota por la intendencia con Jorge Aubía. Es que así lo estipulaba la Carta Orgánica recientemente modificada y que se aplicaba por primera vez en 1999.
A Di Pierro le responden ciegamente en la Legislatura provincial, Viviana Navarro, Sergio Brúscoli y David Danilo González. Justamente este último también tiene cuentas pendientes con Guinle, de cuando éste era intendente y él lo enfrentaba con su gremio, el SOEM. Eran tiempos donde González no andaba agradeciendo a cada rato al intendente de turno, sino que se mostraba más combativo.

Prioridades

El único de los tres nombres propuestos por Mario Das Neves para el futuro Superior Tribunal parecería ser otro abogado comodorense, Miguel Angel Donnet, letrado particular del gobernador en esta ciudad. El mismo que históricamente representara los intereses de la Federación de Cooperativas de Chubut y que entablara vínculos con el mandatario provincial cuando éste conducía la entidad en Trelew hace más de 20 años.
Donnet -que decía ser tío de aquel jugador de Boca que convirtió uno de los penales contra el Milan que le dio el título mundial Interclubes en 2003- estuvo más "expuesto" en esta ciudad cuando fue secretario de Gobierno de Raúl Simoncini (2003-07). Su gran dolor de cabeza entonces era el horario de cierre de los boliches y el control en los mismos. En este aspecto comenzaría a cobrar protagonismo Carlos Marsó, que fue subsecretario hasta que cayó en desgracia por aquella causa de trata donde finalmente sería absuelto por falta de méritos.El caso es que luego de múltiples reuniones, finalmente Donnet no pudo torcerles el brazo a los bolicheros.
Según cuentan en su círculo, a pesar de lo que declaró públicamente, no estaría muy convencido de marchar a Rawson. Es que acá transcurre plácidamente sus días de abogado particular, más alguna que otra intervención como conjuez en la Justicia Federal, que tiene menos conflictos que la provincial.
Además, y también pese a lo que dijo ante los micrófonos, tampoco a él le cae en gracia Marcelo Guinle.

El que avisa

Ya había marcado algo cuando fue de los pocos senadores electos por el Frente para la Victoria que asistió al discurso inaugural como presidente de Mauricio Macri, pese a los deseos de la conducción partidaria. No se sabe si ese día aplaudió mucho, poquito o nada durante los 29 minutos que habló el papá de Agustina, Gimena, Francisco y Antonia. Pero estuvo.
El último martes, Juan Mario Pais fue uno de los contados senadores que asistió al almuerzo en el comedor de la Cámara alta del Congreso con Daniel Scioli, el ex candidato presidencial que ahora procura convertirse en líder de la oposición, enfrentando por ahora sin mayores estridencias a la propia Cristina Kirchner.
Como históricamente se sabe en esta ciudad, Pais no da un paso sin contar con la venia de su superior, Marcelo Alejandro Horacio Guinle, quien ahora mantiene una alianza con Mario Das Neves, a tal punto que hasta podría integrar el Superior Tribunal de Justicia.

Eran otros tiempos

Lo cierto es que Mario Das Neves y Marcelo Guinle transitan por una nueva luna de miel política, tal vez solo comparable con aquella de 1987 cuando el primero era secretario General y el restante, ministro de Gobierno de Néstor Perl. Después se mostraron siempre en veredas opuestas, pese a haber compartido listas en más de una ocasión. Antes de inclinarse por Martín Buzzi como su heredero, Das Neves le ofreció a Guinle ser el candidato a gobernador. Pero a cambio le exigía algunos gestos importantes, como romper con el Gobierno nacional de Cristina Kirchner; asumir inmediatamente como su ministro Coordinador de Gabinete y renunciar a su banca en el Senado para que el mandato lo completara el dirigente mercantil, José González. Guinle dijo entonces que no y trató de mantenerse lo más equidistante posible de Buzzi y de Carlos Eliceche, alguien que había llegado a ser diputado provincial por colgarse en su boleta cuando en 1999 el comodorense quiso ser gobernador, perdiendo con el radical José Luis Lizurume.
Hoy ambos vuelven a caminar del brazo y con sonrisas, mientras los ojos de la clase política se posan sobre ellos, sobre todo el de funcionarios públicos que dependen de Nación y que ocupan sus cargos en la provincia a partir de tener como referente a quien acaba de dejar su banca en el Senado.

Leones hervíboros

La semana pasada, y previo a que Jorge "Loma" Avila asumiera al frente de Petrominera, los petroleros tuvieron una asamblea para definir los detalles de la movilización planificada para hoy, Día de los Inocentes. Más allá de algunos fallidos del referente, que en lugar de Petrominera se le escapó algún Petrobras, y arengaba a movilizarse el miércoles 28, que en realidad es hoy lunes, lo cierto es que los trabajadores no quedaron muy conformes con la modalidad definida.
Es que hombres de armas tomar, y que más allá de la tan mentada paz social, han sabido paralizar no ya solo toda una ciudad sino la Cuenca entera, generando repercusiones provinciales y de escala nacional también; esta vez sin embargo y a pesar de ser una iniciativa en defensa de sus propios puestos laborales, deberán conformarse con peregrinar hasta el Obispado, para entregarle un petitorio a monseñor Joaquín Gimeno Lahoz, para que interceda ante Mauricio Macri, algo que para la mayoría equivale directamente a ir a rezar para que se mantenga el acuerdo de precios del crudo Escalante.

Ensayo y error

Como se dijo, el martes se realizó en Comodoro el acto de asunción de Jorge Avila al frente Petrominera y sorprendió la llegada de Carlos Linares al salón de fiestas de los petroleros, no por el horario ni por el atuendo, sino por la compañía: llegó nada menos que con el ex vicegobernador Gustavo Mac Karthy, que quedó en absoluta soledad en cuanto empezó la actividad oficial. Es que Linares debió ubicarse en el punto central del salón y el trelewense quedó de pie en un lateral sin un amigo a mano que le matice la espera, y nadie de ceremonial que se compadezca de su calidad de ex funcionario y le acercara una silla.
Pero el quid de la cuestión no es sólo esa perlita, sino el hecho de que minutos antes hubiera mantenido una reunión en la Municipalidad junto a Linares, Avila y siete diputados provinciales del FpV, con quienes más allá de las cuestiones vinculadas a la Ley de Emergencia Económica que se informaron vía gacetilla dado que no se invitó a la prensa, dicen que hablaron de alineamientos políticos y de la necesidad que el bloque comience a responder al peronismo, para dejar de lado la sigla FpV, una maniobra con la que se espera mantener la cohesión de un bloque que por ahora no tiene líder natural, evitar eventuales fugas e incluso captar, llegado el momento, algún otro integrante de cara a 2019 .
Así, más allá del paso en falso que esta reunión evidencia, tanto Gómez –respondiendo a Avila– como Linares, habían dado respaldando a priori la ley que ahora quieren modificar, lo que sí queda claro es que el intendente comodorense intenta forjar una alianza directa con un Trelew que claramente no le responde a Das Neves a ojos cerrados, una misión para la que ya tiene una íntima relación con Adrián Maderna, y ahora suma a "Kukito", que aún conserva parte de la tropa.

Cuatro cubiertas

Sin identificarlo, el gobernador Mario Das Neves aseguró que en los últimos días de la gestión pasada, un ahora ex funcionario adquirió cuatro cubiertas para su vehículo oficial, aunque las mismas fueron colocadas en su automóvil particular, que casualmente era el mismo modelo y marca que el oficial. Parece, sin embargo, que la modalidad no fue una excepción a la regla en los últimos años de gestión, ya que durante la conferencia de prensa dedicada a "sincerar" los números de Lotería, también afirmaron que los ex funcionarios del área alquilaban suntuosas viviendas con la caja oficial, la misma que pagaba muebles y decoración que todavía no fue devuelta a la Provincia.
En algunos ámbitos, lo llamativo del caso está dado por el "chiquitaje" a la hora de sacar ventaja, ya que mientras la caza se desata hoy por un velador o cuatro gomas, en la política vernácula hay varios señores que jamás pasaron por semejantes cuestionamientos, pero ostentan suculentos patrimonios, a pesar de haberse dedicado casi con exclusividad a la función pública, actividad rentable sin dudas y ajena a los avatares de la industria, o si la cotización es bleu, blanc o rouge.

Mano negra

La nueva gestión municipal generaba expectativas con algunas vacantes que debían ser cubiertas, aunque hoy da mucho más que hablar las que no se llenaron que los funcionaron que asumieron en otras.
Uno de esos casos es la Secretaría Legislativa del Concejo Deliberante, por ejemplo, cuya acefalía desde hace más de dos años es notoria, al momento de cumplir algunos plazos legales y de publicaciones sin ir más lejos. El dato es que en las vísperas del 9 de diciembre, cuando juraron los nuevos concejales, el cargo permaneció vacío, y en idéntica condición siguió el 10, el 11 y pasó la Navidad, a pesar de que en los pasillos ya se había instalado el nombre de Santiago González Pedroso para el cargo, el ex director del Registro Civil del centro que había sido subsecretario de Gobierno en la gestión Di Pierro y ahora quedaba fuera del armado en el Ejecutivo. Dicen los pasillos que el nombre ya era un dato puesto, aunque las oposiciones surgieron del propio bloque Fpv, que vaya a saber por qué, vetó el nombre del abogado.

Llave maestra

A propósito de la asunción de Avila en Petrominera, hay que decir que en ese mismo acto Mario Das Neves le puso los primeros puntos al referente petrolero. Es que este se había despachado en la previa prácticamente instalando la minería como posibilidad cierta y el gobernador fue tajante al subrayar que es un tema con que el que hay que ser cauteloso y cuidadoso, y no hablar livianamente.
Más allá de ese "estate quieto", hay que decir que en su discurso de aceptación del cargo, Avila aludió a la crisis petrolera para asegurar que él y los trabajadores junto a Mario Das Neves tenían la llave para solucionar la situación, y que sólo haría falta un gesto del mandatario para hacer lo necesario. Tal afirmación abrió el interrogante, incluso en el brevísimo racimo de petroleros que lo acompañaron en el acto, de si es que tienen la llave que todo lo soluciona, por qué no la activan ahora, salvo que más que una llave que abre, se trate de una que cierre, puertas y ductos.

El mal necesario

El lugar elegido para la jura de Avila no conformó a los operadores dasnevistas, que esperaban un predio de mayores dimensiones y con más público. Así, murmuraban su descontento frente al que quisiera escucharlos y más aún cuando ante la curiosa disposición longitudinal de escenario y platea, no abundaban las localidades para ver el acto desde una silla.
En ese armado se desquiciaba una antigua trabajadora de Ceremonial, tan preocupada por atender a dirigentes, referentes e incluso aquellos que iban en calidad de número, que mirando a un compañero señaló a los periodistas que cubrían el acto para preguntarle si todos eran "necesarios". Todo un demócrata el hombre. De temer.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico