Perdieron todo en un incendio y solicitan ayuda para volver a construir su casa

En la madrugada del lunes, una familia de barrio Standart Norte fue víctima de un incendio cuando la estufa eléctrica se cayó en la cocina y el fuego consumió la vivienda por completo. Ahora, Soledad pide ayuda ya que su marido tiene quemaduras de segundo grado al rescatar a su hijo de 7 años.

El lunes a las 5: 30 de la madrugada se propagó el fuego cuando una estufa eléctrica se cayó en el comedor de la vivienda de Roxana Soledad Medina (29). Su marido y su hijo de 7 años se encontraban en lugar y lograron salvarse, aunque la vivienda se quemó por completo.

Roxana dijo a El Patagónico que todo comenzó en el comedor, al parecer, producto de la caída de la estufa eléctrica que tenían allí. El marido no lo sintió porque estaba en la habitación durmiendo. La casa era de chapa por lo que el comedor, la cocina, la pieza y el baño fueron consumidos por el fuego de manera inmediata.

El perro comenzó a rasguñar la puerta del comedor, el marido se levantó y la abrió, fue ahí cuando las llamas lo alcanzaron y se quemó. El fuego de inmediato se desparramó por el resto de la vivienda, por lo que el marido agarró al nene y se lo llevó afuera, "con lo puesto".

Soledad, dijo que ella se encontraba trabajando y que una vecino la llamó alrededor de las 6: 20 de la mañana para informarle del incendio, y fueron los mismos vecinos quienes dieron aviso a los bomberos.

El marido de Roxana es albañil y resultó con quemaduras de segundo grado, pero por el momento no puede trabajar hasta que no termine con el proceso de curaciones en su cuerpo. El niño de 7 años se encuentra bien, no resultó herido pero según afirmó su mamá por las noches sueña con el incendio y se despierta gritando, por lo que esta semana le ofrecieron ayuda psicológica en el barrio.

El incendio consumió toda la casa, pero afortunadamente solo fueron pérdidas materiales. "Los bomberos tardaron en llegar porque no encontraban la casa porque está un poco alejada, estuvieron hasta las 9 de la mañana apagando el incendio".

Ahora Roxana, su marido y su hijo se encuentran viviendo temporalmente frente a su vivienda, en la casa del hermano de él hasta que puedan reconstruirla sobre el mismo terreno. "La gente nos ha donado ropa para el nene, pero lo que necesitamos es materiales, cemento, cables para la luz, no importa cuánto o lo que sea".

Los vecinos le donaron ropa, un colchón del municipio, y útiles para que su hijo volviera al colegio. El lunes llega la batea que la Municipalidad puso a disposición para poder limpiar el terreno, aunque ya comenzaron con las tareas de limpieza.

Roxana y su familia agradecen cualquier tipo de ayuda de la comunidad y ante cualquier donación se puede llamar a su celular 297 4330098.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico