Pérez Corradi se negó a ser extraditado a Argentina y quedó detenido en Paraguay

El sindicado como autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez no quiere abandonar Paraguay por temor y se mostró a favor de someterse a un proceso, que podría desembocar en un pedido de firma de la extradición al presidente Horacio Cartes.

Íbar Esteban Pérez Corradi se negó aceptar la extradición abreviada a la Argentina y la Justicia paraguaya le dictó la prisión preventiva y abrió un juicio formal, que podría demorar el traslado al país entre 45 y 60 días.
El prófugo detenido enfrentó ayer dos audiencias judiciales en el país vecino. La primera con el juez penal de Garantías Julián López, por el pedido de extradición, y luego con el magistrado Oscar Delgado López, por la falsificación de documentos. "Pérez Corradi manifestó en la audiencia que no confía en la Justicia argentina y por eso no quiere ser extraditado", sostuvo el primer López.
Más temprano, López había estimado que si el líder narco aceptaba el proceso de extradición abreviado, su traslado desde Paraguay se hubiese concretado en "diez a 15 días".
Pérez Corradi no quiere abandonar Paraguay por temor y se mostró a favor de someterse a un proceso, que podría desembocar en un pedido de firma de la extradición al presidente Horacio Cartes. Sus abogados defensores justificaron que los jueces que en su momento solicitaron su detención con fines de extradición ya no están en la causa porque el caso fue remitido a un juzgado federal.
"Dijo que por las circunstancias que está viviendo, no desea someterse a la Justicia argentina, por diversos motivos: por un lado su vida corre peligro allá y manifestó también que autoridades (argentinas) importantes están involucradas en los casos, autoridades importantes del gobierno anterior (de Cristina Kirchner)", añadió el juez López.
En Paraguay está acusado de haber pagado U$S 200.000 a cambio de un documento falso y un pasaporte a nombre de Walter Miguel Ortega Molinas, un joven muerto en 2002 en un accidente, para poder permanecer prófugo. Además, se borró las huellas digitales quemándose los dedos, por lo que recién después de varias horas de estar detenido reconoció su verdadera identidad.
Pérez Corradi fue detenido el domingo en Foz de Iguazú, luego el Brasil lo expulsó al Paraguay y fue trasladado vía aérea a Asunción, donde permanece recluido en la Agrupación Especializada. Para la fiscal Sandra Quiñónez están dadas las condiciones para su extradición a la Argentina que debería ocurrir en un plazo no mayor a 45 días.
El lunes, la jueza federal María Romilda Servini de Cubría cursó a la Justicia paraguaya el requerimiento extraditorio. Horas después, en una improvisada conferencia de prensa en la que lo acompañaron sus abogados Carlos Broitman y Juan Ribelli, Pérez Corradi admitió que teme por su vida y reclamó seguridad para él y su familia.
Además de la mencionada causa que investiga la autoría intelectual de los asesinatos de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, y el proceso pendiente con la Justicia norteamericana por tráfico de oxicodona a los Estados Unidos, Pérez Corradi debe comparecer ante el juez Sebastián Casanello por pedido del fiscal Franco Picardi, en una causa vinculada al lavado de activos. "Voy a presentar pruebas de mi inocencia, no tengo nada que ver con los delitos que se me imputan", agregó Pérez Corradi.

NIVELES SUPERIORES

La decisión de Pérez Corradi de rechazar su extradición contradice lo dicho por su abogado, Carlos Broitman, quien ayer aseguró que su asistido quería identificar ante la Justicia argentina a los autores intelectuales del triple crimen de General Rodríguez, por el que está acusado y que apuntará a "niveles superiores". "Le vamos a llevar las pruebas a Servini de Cubría", expresó Broitman en diálogo con radio Vorterix.
Al ser consultado sobre quiénes fueron, según Pérez Corradi, los responsables del triple crimen, Broitman sostuvo: "Va a niveles superiores, niveles de importancia, empresarial, él ya lo dio a entender, puede ser gente del gobierno, gremialistas, gente vinculada a la mafia de los medicamentos, esto es muy complejo".
El letrado había dicho que su defendido estaba interesado en declarar en Argentina y que por eso no iba a tener "ningún problema en allanarse a la extradición".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico