Permanece grave el cadete torturado en un colegio militar

La directora del centro médico que atiende al joven, explicó que los médicos "están esperando que reaccione", lo que "puede demorar días", tras lo cual recién será posible "evaluar si hay secuelas".

El joven de 16 años Nicolás Pastraro, que fue torturado y golpeado en el baño del Liceo Militar General San Martín, continúa en grave estado y los médicos que lo atienden no saben cómo podría llegar a despertar.
Los profesionales del hospital Eva Perón de San Martín, donde se encuentra internado Nicolás, informaron que el adolescente sigue en "coma superficial" y los médicos no descartan que quede con secuelas motoras o afasia.
La directora ejecutiva del centro médico, Amelia Franchi, explicó que los médicos "están esperando que reaccione", lo que "puede demorar días", tras lo cual recién será posible "evaluar si hay secuelas".
"Está sin asistencia respiratoria mecánica y en observación, en espera que vaya despertando la conciencia, lo que puede tardar días", agregó y puntualizó: "Como el trauma fue grave, los tejidos tardan en reaccionar y la espera no solo tiene que ver con si hay medicación o no, sino con que la conciencia empiece a despertar", agregó.
Por su parte, Roberto Pastraro, el padre de la víctima, consideró que el ataque fue "premeditado" y pidió que el joven de 19 años que agredió a su hijo en el baño sometiéndolo a torturas, sea juzgado y "cumpla lo que tiene que cumplir y no salga a la calle mañana como si nada", lo mismo que otros tres estudiantes involucrados en el episodio.
El ministro de Defensa, Julio Martínez, aseguró que la agresión sufrida por "es un tema lamentable que nos tiene muy preocupados", por eso "el mismo Ejército hizo la denuncia" y la cartera está dispuesta a "llevar las investigaciones hasta las últimas consecuencias".
"Es un tema lamentable que nos tiene muy preocupados, gente de nuestro equipo está en contacto con la familia, el mismo ejército hizo la denuncia y hemos pedido las investigaciones y los sumarios correspondientes para ver bien lo que pasó", dijo el ministro Martínez a Radio Vorterix.
"Vamos a llevar las investigaciones hasta las últimas consecuencias", agregó.
En tanto, el padre de Nicolás Pastraro, Roberto afirmó que lo que hizo el agresor "es una barbaridad", que tiene la "convicción de que no fue un acto instintivo sino premeditado" y advirtió que "son cuatro o cinco chicos del colegio que tienen estas costumbres".
"Tengo entendido, según escuché por ahí, que cuando Nico cayó al piso le dijeron 'vas a aprender a no hablar de más'", dijo a Radio con Vos.
Pastraro contó, además, que el pasado miércoles su hijo le había contado que lo habían sometido a la práctica denominada "calzoncillo chino" -una tortura que consiste en arrancar esta prenda cuando está puesta, tirándola hacia arriba hasta que se rompe- y que "se lo tenían que hacer 6 veces como un bautismo".
"Yo notaba que Nico no quería ir al colegio, él no es un chico de faltar. Cuando nos enteramos íbamos a ir a hablar al colegio y no podíamos creer que fuera tan así el tema, pero evidentemente lo es", dijo.
Pastraro rescató que "la gente del colegio vino al hospital, estuvo con nosotros todos los días", pero les recriminó que no se hayan percatado de que esto estaba ocurriendo y dijo que sacará a Nicolás y a su otra hija del colegio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico