Persiste malestar en los estatales por cobro parcializado de salarios

Las justificaciones que dio el Gobierno provincial ante la imposibilidad de completar la totalidad de los sueldos de diciembre no fueron suficientes para descomprimir el generalizado malestar de miles de trabajadores de la administración central y de entes autárquicos. Los más indignados son los docentes que hasta ayer ni siquiera percibieron una suma de adelanto.

Caleta Olivia (agencia)

El jueves hubo dos focos de protesta por parte de los maestros, uno de los cuales se registró frente al ministerio de Economía y otro en el acceso a la localidad de El Calafate, en este último caso con el objetivo de hacer conocer a los turistas la dura realidad que afrontan los estatales santacruceños.
Algunos sectores, como la policía, habían comenzado a cobrar a principios de semana, pero solo parte de la liquidación debido a las dificultades financieras que afronta el gobierno, el cual argumentó que continúa "trabajando denodadamente para dar cumplimiento al pago de haberes" y en virtud de los últimos ingresos, ayer pudo acreditar otros compromisos, haciendo la salvedad de que solamente se cubrían hasta un determinado nivel de jerarquía.
De esta manera se pagó a personal de la administración central, Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda, Canal 9, Unidad Ejecutora Portuaria, Servicios Públicos, Fomento Minero, Lotería, Caja de Servicios Sociales, Instituto de Seguro y Aeronáutica, en otros.
Al mismo tiempo, reiteró que "en función de los ingresos diarios de fondos que obtenga la provincia se irá anunciando el pago a los sectores restantes".
De todos modos, el pago de sueldos al personal del escalafón no jerárquico no fue en todos los casos completo ya que, a modo de ejemplo, El Patagónico pudo saber que los operarios de Servicios Públicos cobraron una suma tope, de algo menos de 10 mil pesos.
Por ello, en Caleta Olivia impusieron ayer una retención de servicios y bloquearon el portón de la base central donde funcionan talleres y las oficinas del nuevo interventor, Juan José Naves, quien había viajado a Río Gallegos.

"UNA TOMBOLA"
Por su parte, el principal gremio docente (ADOSAC) que quedó fuera de la lista de pagos, incluso parciales, emitió ayer un severo comunicado de prensa a través del cual denuncia que "el gobierno juega con nuestros salarios como si fuera una gran tómbola, donde, de acuerdo a la ficha que saque ese día la señora Alicia Kirchner, dirá qué sector cobra y cuál cobrará en una fecha futura".
Al mismo tiempo señaló que el jueves sus representantes -como también los de ATE- acudieron al Ministerio de Economía para exigir el pago de los salarios, donde fueron recibidos por la contadora general Mónica Morandi y el secretario de Hacienda Bruno Ruggieri.
"Los sindicatos reclamantes –se añade-, le solicitamos a los funcionarios que nos informaran las razones de por qué no se habían efectuado los pagos en tiempo y forma", y como respuesta se les argumentó que la coyuntura económica y financiera depende "exclusivamente de la coparticipación que les ingresa diariamente de las regalías que aún no han sido acreditadas".
Por ello, ADOSAC expresó en otros párrafos del comunicado que "no hay duda de que estamos sumidos en el desgobierno y la improvisación administrativa" que viene desde hace años "y hoy nos hacen pagar las consecuencias".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico