Pesadilla a la salida del colegio: la esperaban para golpearla y cortarle el pelo

Cuatro chicas planificaron una golpiza afuera de un colegio privado de Sarmiento a tan solo 20 metros de la puerta de la comisaría. Además de golpes e insultos, las alumnas tenían dos tijeras con las cuales pretendían cortarle el pelo a la menor. Por el hecho, la madre de la víctima pide la expulsión de las agresoras y que se investigue a los policías que no hicieron nada para detener la pelea. En los próximos días se iniciará un sumario administrativo por este tema.

BLH tiene tan solo 16 años y asiste al colegio secundario Gobernador Fontana en la localidad de Sarmiento. El pasado 1 de abril al mediodía, en el horario de salida, fue víctima de una agresión planificada a pocas cuadras del colegio por parte de cuatro alumnas de sexto año, enfurecidas porque supuestamente BLH, "las habría mirado mal".

"La siguieron 50 metros, la rodearon, la increparon, le efectuaron golpes de puño y no alcanzaron a usar las dos tijeras que llevaban debajo de las polleras", relató la madre, Liliana Jenks a El Patagónico.

BLH quedó shockeada luego del ataque y las respuestas del colegio no fueron las que la madre desesperada pretendía escuchar: "me dijeron que si hacía la denuncia la saque a mi hija del colegio, eso me dio bronca porque si alguien se tiene que ir deberían ser las agresoras", indicó Liliana quien remarcó que pide la expulsión de las menores, pero en pos del "código de convivencia", la institución negó esa posibilidad.

Liliana no se quedó conforme con la respuesta del colegio, exigió respuesta ante Supervisión de Escuelas Privadas desde donde espera que aprueben la expulsión, y radicó la denuncia en Fiscalía. "Sé que son menores y no le pueden hacer nada, pero esas nenas tienen padres y todos de buena familia, espero que por lo menos sientan vergüenza y la condena social por lo que hicieron , porque al día de hoy mi hija volvió al colegio y se sigue aguantando cargadas y burlas por la difusión del video".

Lo que siente BLH por estas horas no es solo vergüenza, sino también miedo porque quien la golpeó vuelve a re insertarse el lunes a la comunidad educativa luego de 10 días de suspensión, mientras la chica que filmó y la que la retuvo ya se reincorporaron.

EL VIDEO Y LAS TIJERAS

Este medio se reserva el material fílmico del enfrentamiento por entender que no suma al debate y puede provocar el efecto adverso al deseado por la imitación. Sin embargo, el video se viralizó luego de la pelea: "esto ocurrió a las 12 y 12:15, todos los padres del colegio lo tenían en su teléfono, me han llamado desde Misiones, porque vieron las imágenes", lamentó Liliana.

"Mi hija participó de los actos del 2 de abril y chicos de otros colegios que la conocen por el video se burlaban recordándole sus palabras mientras le pegaban, "ayuda, ayuda", sin que respondan ni siquiera los policías que seguían de cerca la pelea", dijo la madre.

La joven que filmó el enfrentamiento, en complicidad con quienes agredieron, fue la única que pidió disculpas y se mostró arrepentida. Mientras tanto, la nena que llevó las tijeras "se defendió diciendo que no las usaron y que sólo eran para cortarle el pelo, pero si mi hija corre la cara la desfiguran o le cortan el cuello", señaló la madre y advirtió que esas tijeras por el uso que pretendieron darle son un "arma blanca".

SUMARIO ADMINISTRATIVO EN LA COMISARIA DE SARMIENTO

La denuncia penal por la agresión realizada, por Liliana Jenks, fue acompañada de una denuncia administrativa al personal policial, porque según el testimonio de la menor víctima y los dos compañeros que iban con ella "había tres efectivos que vieron todos y no intervinieron".

"Iniciamos un sumario administrativo para saber si hay un empleado policial que vio la pelea y no intervino, porque realmente sería un incumplimiento de su parte", reconoció el subcomisario Leonardo Montesinos. Hasta el momento, según indicó el efectivo "sólo se conoce que en oportunidad del hecho había personal destinado al traslado de detenidos judiciales desde Esquel a Sarmiento, se hacía todo ese movimiento de traslado de detenidos, pero para deslindar responsabilidades se avanzará en el sumario interno".

Por su parte, la menor reconoció al efectivo que no hizo caso ante su grito de ayuda, uno sólo sería de Sarmiento, los otros serían los que venían del oeste de la provincia.

Además, de pretender que esto se transforme en un llamado de atención, Liliana pide que los colegios se comprometan "en tratar el tema en las aulas, en no invisibilizarlo, porque si a mi hija la hubieran cortado sería otra la historia y estaríamos lamentando algo más grave. El pueblo sabe que hay antecedentes en Sarmiento de chicos que decidieron terminar con su vida por no aguantar las amenazas, un caso muy concreto ocurrido hace poco tiempo de un niño de 13 años", recordó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico