Pesca en el río Chimehuín

Alojarse en Junín de los Andes y disfrutar a pocos kilómetros las bondades del maravilloso río Chimehuín es el programa de los miles de pescadores que se acercan desde noviembre a abril atraídos por la pesca deportiva. Allí se puede dar con especies exóticas y disfrutar de balnearios ubicados a pocos metros del centro de Junín.

Ubicada en cercanías al Parque Nacional Lanín, y al Volcán Lanín, donde duerme a sus pies el magestuoso Lago Huechulafquen, Junín de los Andes se caracteriza por estar rodeada de un paisaje natural único, que deleita al visitante. Se encuentra a 1100 km. de Comodoro Rivadavia, 432 de Neuquén, y a sólo 41 km. de San Martín de los Andes.
Esta localidad del sur neuquino se afianza cada vez más en el turismo. Lo primero que observa el visitante cuando llega a Junín de los Andes es el monumento al Pescador con Mosca, una escultural silueta que muestra a un verdadero mosquero y a una gran arcoiris como trofeo. Es que es un lugar especial para los mosqueros y los amantes de la pesca de truchas y salmónidos.
Considerada meca del fly cast, desde los primeros años en que las truchas provenientes de Europa y Estados Unidos fueron sembradas en Argentina, miles de pescadores llegan a esta ciudad y a la boca del famoso lago Huechulafquen, que da nacimiento al río Chimehuín en busca de sus famosas truchas.
La temporada de pesca en este paraíso se inicia en noviembre y sigue hasta fines de abril.
Expertos se reúnen cada temporada en el río Chimehuín para dar con especies exóticas como la trucha arco iris, marrón, fontinalis y salmón encerrado. En sus 53 kilómetros, hasta su confluencia con el río Collón Cura, ofrece las mejores posibilidades en cuanto a tamaño y calidad de esas especies.
La cantidad de pescadores que llegan hasta este lugar para poder despuntar el vicio es importante, por eso y para cuidar el recurso en este y otros ríos, las provincias patagónicas y Parques Nacionales decidieron en julio de 2000 que las piezas capturadas a partir de esa temporada sean de devolución obligatoria. Además, a diferencia de lo que ocurre en otros lagos y ríos de la región, en el río Chimehuin sólo se puede pescar con mosca en sus tres modalidades: spinning, fly casting y el trolling.
También se puede elegir realizar flotadas de un día, campamentos de 1,2 o 3 noches, vadear en los ríos más pequeños, y pesca embarcada en los lagos de la región.
Para disfrutar de este río, lo ideal es alojarse en Junín. Allí existe cantidad y calidad en hotelería. Luego, sólo hace falta tomar la Ruta Provincial N º 61 y la Ruta Nacional Nº 234 y adentrarse en los numerosos accesos que hay para llegar hasta él. Junín de los Andes, es sin dudas, uno de las ciudades que sirve de base para encontrar los mejores lugares del mundo para pescar truchas con mosca.
Pero el río Chimehuin no es sólo un paraíso de la pesca, también es lugar elegido por locales y turistas para la recreación en verano. Tanto los balnearios ubicados a pocos metros del centro de Junín, como los campings más allá de esta ciudad, con su césped y espesa arboleda, ofrecen un sitio ideal para recostarse a tomar sol o cobijarse en la sombra a observar el paisaje simplemente.
En Junín también se puede practicar senderismo, montañismo con ascensos al Volcán Lanín, paseos en balsas por el río y observación de aves, entre otras diversas actividades.
Junín de los Andes completa su amplia y basta oferta turística con alojamientos y gastronomía de primerísimo nivel. Cabañas, hoteles, hosterías, campings preparados para recibir a todo tipo de turistas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico