Pese al acuerdo con el Gobierno, los empresarios siguieron despidiendo

Los despidos en el sector privado pasaron del 56,84% al 61,22% en abril, al 61,83% en mayo y al 62,96% en junio, mientras que los del sector público redujeron su participación del 43,16% en marzo, al 38,78% en abril, al 38,17% en mayo y al 37,04% en junio de 2016.

Pese al acuerdo firmado entre el gobierno y empresarios el pasado 9 de mayo para evitar los despidos, en junio continuó la tendencia alcista que se registra desde diciembre de 2015. Al 30 de junio se contabilizan 179.285 despidos y suspensiones, lo que representan un incremento del 7% respecto a la cifra de mayo, según datos relevados por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA).
El acuerdo suscripto por unos 200 empresarios de primera línea, estableció el compromiso de suspender los despidos por seis meses. Sin embargo, en junio se registraron 11.721 despidos y suspensiones más que el total de 167.564 con el que cerró mayo en el acumulado desde diciembre de 2015. Al 31 de mayo la variación había sido de 8,26% respecto de los despidos y suspensiones contabilizados al 30 de abril.
"Luego del impacto inicial que tuvieron los despidos en los distintos ministerios nacionales, carteras provinciales y municipales, los despidos y suspensiones del sector privado superaron ampliamente a los del sector público", señala el informe.
En efecto, los despidos en el sector privado pasaron del 56,84% al 61,22% en abril, al 61,83% en mayo y al 62,96% en junio, mientras que los del sector público (en el nivel nacional, provincial y municipal) redujeron su participación del 43,16% en marzo, al 38,78% en abril, al 38,17% en mayo y al 37,04% en junio de 2016.
De esta forma, los despidos del sector privado aumentaron en 9.273 trabajadores: de un total de 103.608 al 31 de mayo, ascendieron a 112.881 al 30 de junio de 2016.
En cuanto a los sectores, los despidos y suspensiones en la industria se incrementaron 16,05% en el mes de junio, mostrando un menor ritmo de crecimiento en comparación con el 26,89% en mayo. En cambio, en lo que refiere a los servicios, para junio se manifestó una gran suba de los despidos y suspensiones de 48,39%, contrastante con el magro aumento de 5,74% en el mes de mayo.

FUTURAS MEJORAS
Por su parte, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, aseguró que "en la segunda mitad del año el salario le va a ganar claramente a la inflación", y pronosticó que para 2017 la variación en los precios será de 17%.
"Nuestro compromiso es bajar la inflación de a poco, y la vamos a bajar a un dígito para el 2019", puntualizó Prat Gay a la prensa, al concluir su disertación en el Quinto Congreso Internacional de Agronegocios que se realiza en el predio ferial de la Sociedad Rural Argentina, en Palermo.
El ministro subrayó que "la inflación ya está bajando", y sostuvo que "las paritarias han marcado un aumento para los salarios que seguramente se va a traducir en mayor poder adquisitivo".
Pese a las estimaciones de Prat Gay, la mayoría de las consultoras privadas ya hablan de que la inflación anual cerca del 40%, con lo que cerraría el año bastante por encima de los acuerdo paritarios. De hecho, el propio ministro reconoció semanas atrás que la meta de 25% ya no era posible.
Aseguró que "todas las medidas que se tomaron en los primeros meses ordenaron el desorden anterior", y añadió que "se establecieron reglas de juego que no cambian y un régimen de precios relativos que favorece a la producción".
Todo esto "más allá de algunos efectos colaterales que hubiéramos querido evitar como sucedió con las tarifas, pero que eran inevitables porque si no las hacíamos nos quedábamos sin energía", señaló el funcionario.
Prat Gay precisó que "para el año que viene la meta de inflación es de 17%", y destacó que "los analistas privados aseguran que para el fin de año la variación de precios estará en el orden del 1,5% mensual".
A su criterio, esa cifra "permite entrar al año que viene en el margen de la meta" de 17% establecida.
"Sería más sencillo si pudiéramos bajar la inflación más rápido, pero no es posible por los desórdenes que recibimos", destacó el ministro, quien subrayó que "la manera de hacerlo es siendo muy cuidadosos con la herencia recibida en lo social".
Por eso, remarcó que no se optó por "un ajuste sino un gradualismo que permite llegar a las metas, quizás con un poco más de demora, pero con mucha más consistencia económica, política y social".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico