Petrolero despedido se encadenó al Concejo por su indemnización

Javier Zalazar trabajaba para la empresa de transporte Albatros y denuncia que, después del temporal que azotó a Comodoro Rivadavia, nadie se hizo cargo de su indemnización. En consecuencia, ayer decidió encadenarse afuera del Concejo Deliberante hasta obtener una solución. "No tengo plata ni para comer. Necesito que alguien me ayude", pidió.

Eran las 13 cuando un hombre vestido con un mameluco térmico llegó a las inmediaciones del Concejo Deliberante para encadenarse en reclamo del pago de su indemnización. Es que Javier Zalazar es uno de los 17 trabajadores que la empresa de transporte Albatros dejó a la deriva y que hasta la fecha no han tenido novedades de su pago.
Según Zalazar, la empresa notificó que después del temporal que azotó a Comodoro Rivadavia se quedaba sin trabajo debido a un cambio de contratistas. Ellos prestaban servicio para San Antonio.
"La industria petrolera estuvo parada por 2 o 3 días, pero cuando volvió a la normalidad San Antonio (la compañía contratista) había sacado los servicios que nosotros le ofrecíamos y se los dio a otra empresa. Desde entonces no hemos cobrado nada”, aseguró.
"En San Antonio nos dijeron que ellos se iban a hacer cargo de nuestra liquidación pero ahora se están pasando la pelota y ya no puedo esperar porque tengo una familia. Me cortaron las tarjetas (de crédito) y ahora me cortarán los servicios. No tengo plata ni siquiera para comida. Necesito que alguien me ayude", reclamó.
El trabajador aseguró que a su entender las instancias de diálogo propuestas por el Sindicato de Petroleros Privados de Chubut estaban terminadas. "La conciliación se extendió incluso cinco días más, pero por un acuerdo que hizo Albatros con San Antonio corresponde que ellos (San Antonio) nos pague lo que corresponde por despedirnos, pero solo reconocen 10 años de servicio y dos meses de preaviso, lo cual no coincide con el tiempo que trabajo en la actividad”, describió.
"Hace más de dos meses que no cobro sueldo, no tengo indemnización, ni trabajo. La semana pasada me senté con el gerente (de San Antonio) y me dijo que le estaba haciendo una mala imagen a la empresa con todos los reclamos que estoy haciendo. El tipo no piensa en las familias que afectó en todo este tiempo”, añadió.
Zalazar aseguró que se quedará encadenado hasta que le brinden una solución.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico