Petroleros paralizan cuatro provincias en rechazo del aumento del 20% sin garantías laborales

El punto de quiebre para abandonar las conversaciones fue la cancelación del encuentro previsto para mañana con empresarios del sector y los ministros Aranguren, Frigerio y Triaca. Anoche lo anunció Neuquén y hoy se sumó Chubut a una paralización el próximo lunes y martes que podría decantar en 72 horas de lucha si no hay garantías de estabilidad y un aumento considerable para el sector que exceda el 20%.

"No vamos a seguir negociando salarios bajo presión", indicó este mediodía el dirigente petrolero Jorge Loma Àvila y ratificó después de una reunión con otros secretarios generales del país un paro por 48 horas a partir de las cero horas del lunes y con posibilidades de que se extienda por 72 horas.

"Fue la suspensión de la reunión de mañana con Aranguren, Frigerio y Triaca hizo que esto no se pudiera soportar más", reconoció Ávila en diálogo con Del Mar y recordó que este encuentro se había propuesto como definitorio para cerrar salarios por nación días atrás. Sin embargo, por otro lado el gobierno sigue permitiendo que se importe gas de chile, no se produce en Argentina, indudablemente la industria nuestra queda parada, por eso esto así como esta no podemos firmarlo, nadie quiere garantizar la estabilidad laboral, quieren fiormar acuerdos dejando a todos en pampa y la vía".

Desde la cuenta el sindicato de Petroleros Privados, pone el foco en la necesidad de que cesen "los despidos por goteo". Mientras Guillermo Pereyra, secretario general del Sindicato Petrolero de Río Negro, Neuquén y La Pampa advierte sobre la delicada situación de la actividad pero se mostró más molesto por el mísero acuerdo salarial propuesto por el sector empresario que rondaba el 20% de incremento.

Pereyra al anunciar la medida recordó que piden un 40% de incremento para todo el año, "cuando la inflación interanual está en el 42% y todo lo que nos está pasando a los argentinos con los tarifazos para que vengan con un 20% y no quieran avanzar más allá. Nosotros no lo vamos a aceptar y preferimos ir a la pelea, morir de pie y no arrodillarnos ante el empresariado".

Ambos dirigentes coincidieron en la próxima semana junto a las bases se definirá la continuidad del plan de lucha, no se descarta que se extienda por 72 horas. "No vamos a terminar con un paro de actividades, sino que vamos a planificar un plan de lucha de 24, 48 horas y así sucesivamente hasta que tengamos realmente la respuesta que corresponde", advirtió Pereyra.

Por su parte Àvila agregó que la agenda de reuniones ya está cerrada al margen de las discusiones abiertas con cada empresa en particular por indemnizaciones y despidos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico