Piden a Obama que extradite a un marino involucrado en la Masacre de Trelew

Ante la visita del Presidente norteamericano, prevista para el mes de marzo, organismos de derechos humanos le trasmitieron al presidente Mauricio Macri el pedido de extradición de un marino acusado de crímenes en la base "Almirante Zar". Se trata de Roberto Guillermo Bravo quien vive en Estados Unidos desde 1973.

Los organismos de Derechos Humanos que se reunieron la semana pasada con el presidente Mauricio Macri le solicitaron al jefe de Estado que aproveche la próxima visita de su par norteamericano, Barack Obama, para solicitarle la extradición del capitán (R) Roberto Guillermo Bravo, el único acusado de la Masacre de Trelew de 1972 que no pudo ser juzgado porque el gobierno de Estados Unidos no ha respondido el pedido de extradición emitida en 2011 el juez federal de Rawson, Hugo Sastre.

Cabe señalar que hasta el momento el único compromiso que Macrì asumió con los organismos defensores de los Derechos Humanos –según publicó Página 12- fue que la visita del Presidente Obama no interferiría con los actos por el 24 de Marzo, en el 40º aniversario del golpe militar, en la Plaza de Mayo y en todo el país.

La agrupación HIJOS, que lidera el militante Carlos "Charly" Pisoni, propuso que el documento conjunto rechazara una posible visita de Obama a la ex ESMA, pero los demás organismos no lo aceptaron. En cambio, el documento solicitó al gobierno nacional que reclamara al de Washington la desclasificación de archivos de Defensa, Inteligencia y Seguridad sobre el período dictatorial, la cooperación para la búsqueda de los nietos apropiados que puedan vivir allí y la extradición de Bravo.

LA HISTORIA DE BRAVO

Bravo es un marino retirado que está acusado por el juez Hugo Sastre de participar de la Masacre de Trelew, en la que murieron 16 presos políticos en la Base Aeronaval Almirante Zar el 22 de agosto de 1972, y otros tres resultaron gravemente heridos.

A fines de 2010, un juez federal del sur del Estado de la Florida, Robertu Dube, rechazó una primera solicitud de extraditar al ex teniente. El magistrado, en un fallo de 21 páginas, argumentó su decisión y dio a entender que existían "dudas" sobre las evidencias presentadas contra Bravo por el juez Sastre.

El juzgamiento y posterior condena del excapitán Luis Emilio Sosa y otros autores de la Masacre por crímenes de lesa humanidad no hicieron más que confirmar que las denuncias contra Bravo no prescribieron, como argumentó en su momento la defensa del ex marino que vive en Estados Unidos desde hace casi 43 años.

El marino llegó al país del norte en 1973 y es ciudadano estadounidense desde 1987. Fue arrestado en febrero del 2010 en el sur de la Florida y liberado bajo fianza. "Debido a que las solicitudes de extradición en general son concedidas, esta es una victoria legal importante", había dicho Neal Sonnett, su abogado defensor.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico