Piden que el Parlamento investigue el espionaje a periodistas del Grupo Indalo

Crece el escándalo por la denuncia de espionaje sobre los periodistas Gustavo Sylvestre y Mauro Federico.

La diputada nacional del FpV Teresa García solicitó ayer la apertura de una investigación por denuncia de espionaje ilegal contra los periodistas del Grupo Indalo Gustavo Silvestre y Mauro Federico. En una misiva dirigida al senador radical Juan Carlos Marino, titular de la bicameral de Fiscalizaciones y Actividades de inteligencia, le solicita que "ponga en consideración de la Comisión la apertura de una investigación de oficio con objeto de dilucidar la veracidad de las denuncias realizadas por el periodista Camilo Cagnacci a través del portal de noticias Adelanto 24".
El portal de noticias Adelanto 24 fue quien se encargó en destapar un plan para producir "mediante medios técnicos la búsqueda de información tendiente a proteger y anticipar posibles operaciones contra el orden constitucional y que pudiera afectar la gobernabilidad".
Habrían dos memos, uno de ellos fechado en abril de 2016 cuyo "asunto" es producir "informe" y se indica la interceptación del correo electrónico de Sylvestre y del periodista Fabricio Cardelli. Y en el segundo, según la investigación de Cagnacci, se pone como blanco al subdirector de Ambito Financiero Federico y se resalta que "opera con varios periodistas de investigación como ser Ignacio Nacho Ramírez (sic) también del Grupo que cumplen funciones en C5N".
"En una argumentación que indudablemente representa una extralimitación de la ley, el informe se funda en la necesidad de "la búsqueda de información tendiente a proteger y anticipar posibles operaciones contra el orden constitucional"", reflexiona el escrito de García. "Se establece una equivalencia que nos remonta a los peores momentos de la historia argentina, en que el ejercicio del periodismo independiente y crítico era interpretado como una amenaza a la gobernabilidad", amplía.
Además asegura que esta noticia, "de enorme gravedad institucional, vuelve a llenar de escozor a todos los argentinos" y recuerda que hace un año y medio atrás la crisis del sector llevó al Congreso a reformar la ley que ordena el sistema de inteligencia nacional y entre las medidas dispuestas se resolvió transferir el monopolio de la captación e interceptación de las comunicaciones de la órbita de la ex SIDE a la Procuración General de la Nación, entre otros motivos, "por la repetición de sucesos de espionaje ilegal, sin autorización judicial y por razones prohibidas taxativamente por la ley 25.520".

RAZONES POLITICAS
Para la legisladora se trata "de un caso de interceptación ilegal de comunicaciones privadas (sin autorización judicial) para espionaje interno, motivado por razones políticas, un supuesto explícitamente prohibido por la ley en su artículo 4, inciso 2". Y además agrega que al dirigirlo contra periodistas, la acción constituiría "un claro atentado a la libertad de expresión, inadmisible en democracia".
Los hechos ahora denunciados contra la Agencia Federal de Inteligencia habrían comenzado en abril de este año y según uno de los periodistas damnificados, por la intrusión habría rastros de los IP y lugares desde dónde se efectuaban los ingresos a su dirección de correo. Sin embargo, de acuerdo a Camilo Cagnacci, él mismo dio a conocer en enero pasado un documento de la AFI que dispone la interceptación de líneas telefónicas y cuentas de Whatsapp de periodistas que hayan escrito y/o mencionado las palabras "AFI, SIDE, EX SIDE, MAJDALIS (SIC), SEÑORA 8, LA TURCA, LA 8, LA CASA".
Para finalizar su escrito la diputada sostiene que "ante la gravedad de las denuncias que suponen la posibilidad de actividades de inteligencia ilegales e interceptación de comunicaciones privadas sin la debida autorización judicial" solicita la convocatoria a una reunión para considerar en su seno la apertura de una investigación y el establecimiento de un plan de trabajo tendiente al esclarecimiento de los hechos.

REPUDIOS
También se pronunciaron en el mismo sentido las legisladoras Cecilia Moreau y Graciela Camaño, del Frente Renovador. Se sumaron además Myriam Bregman y Nicolás del Caño, del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), integrante del Frente de Izquierda.
También expresaron su repudio y preocupación representantes de diversos sectores políticos como el diputado de extracción sindical Omar Plaini, secretario general del gremio de Canillitas, el radical alfonsinista Leandro Santoro y el dirigente del Partido Obrero Gabriel Solano.
Gustavo Sylvestre, uno de los periodistas afectados, señaló en su cuenta de Twitter: "El que calla otorga. Ningún funcionario del Gobierno nacional ni de los bloques de Cambiemos han salido a desmentir el espionaje ilegal".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico