Piden que vaya a juicio un militar acusado del femicidio de su exesposa

Se trata del suboficial principal del Ejército Rodolfo Maguna, quien está imputado por ser el presunto autor intelectual del femicidio de su exesposa, Liliana Gotardo. El militar habría contratado a dos soldados que asesinaron a la mujer en un ataque a tiros perpetrado fuera de su peluquería en 2015.

Una fiscalía de Malvinas Argentinas pidió que se eleve a juicio oral la causa en la que un militar está acusado de haber contratado a dos soldados para que en 2015 mataran a su exesposa, una peluquera que fue asesinada a tiros en la localidad bonaerense de San Miguel, informaron ayer fuentes judiciales.
La solicitud fue realizada por los fiscales, Ricardo Romero y María Alejandra Burgés, al juez de Garantías de San Martín, Mariano Porto, quien ahora deberá resolver si hace lugar al planteo.
Según el requerimiento fiscal, el suboficial principal del Ejército Rodolfo Maguna (49), está imputado de ser el autor intelectual del femicidio de su exesposa Liliana Gotardo (51).
De acuerdo a la acusación, al momento del crimen, Maguna estaba separado de hecho de Gotardo y se cree que pagó 50.000 pesos a dos soldados que prestaban servicio con él, en la Agrupación Aviación de Ejército 604 de Campo de Mayo, para concretar el femicidio.
Se trata de Lucas Ezequiel Palacios (19), acusado de haber disparado contra la víctima; y Gustavo Martín Pérez (20), quien se sospecha realizó tareas de inteligencia cerca de la peluquería los días previos al hecho para conocer los movimientos de Gotardo y se lo considera "partícipe necesario".
El delito que se les imputa a los tres sospechosos es "homicidio agravado por el vínculo, por precio o promesa remuneratoria y por resultar víctima una mujer en el marco de violencia de género, todos agravados por el uso de arma de fuego", que prevé la pena de prisión perpetua.

CELOS, BIENES Y SEGUROS DE VIDA

El femicidio ocurrió el 22 de octubre de 2015, en San Miguel, cuando Gotardo cerró su peluquería y junto a una empleada cruzó la calle para abrir el portón del garaje donde habitualmente guardaba su camioneta.
De acuerdo al relato de esa testigo, mientras la peluquera se hallaba de espaldas, apareció un hombre armado y a cara descubierta. Sin mediar palabra le disparó a la mujer en cuatro oportunidades, a menos de 50 centímetros. Luego de rematarla en el suelo, el agresor se subió a una moto en la que lo esperaba su cómplice, que llevaba puesto un casco y no fue identificado.
La mujer fue trasladada al hospital Larcade, pero murió poco después como consecuencia de las heridas.
Tras el crimen, se supo que Gotardo se había separado dos meses antes de su marido y previo al crimen había hecho una exposición civil para dejar constancia del final de su vínculo y de que recibía malos tratos.
Familiares y amigos de la víctima declararon que ella sufría reiteradas agresiones físicas y amenazas debido a los celos enfermizos del exesposo, quien a pesar de tener otra pareja la controlaba de manera permanente, incluso con un GPS.
Por eso Maguna se convirtió en el principal sospechoso y fue detenido luego de concurrir a ver a su exesposa al hospital y aparentar estar afligido ante las enfermeras.
Para los investigadores, el móvil del femicidio está vinculado a los celos de Maguna y los bienes gananciales que había que dividir si se concretaba el divorcio, además de los seguros de vida y médico que tenía contratados su exmujer por 400.000 pesos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico