Pidieron 33 años para Solís y 10 para Kesen, el viernes se define la pena

La parte acusadora integrada por el fiscal general Adrián Cabral y el abogado Sergio Romero, pidieron la pena máxima para Sergio Solís y para Nadia Kesen. En tanto la defensa de la mujer expuso cuatro posibilidades de pena dos de las cuales contemplan la prisión en suspenso, por lo cual no volvería a estar presa.

Esta mañana alrededor de las 08:30 se dio inicio a la segunda parte del juicio por la muerte del ciudadano español Domingo Expósito Moreno. Se presentaron cuatro testigos en la audiencia en la que se pretendió dar fundamentos para morigerar la pena a los dos imputados.

Para Sergio Solís, los acusadores de Fiscalía y el doctor Sergio Romero pidieron la pena máxima que se contempla por el delito de homicidio doblemente agravado por ser cometido con arma de fuego que es de 33 años.

En tanto, para Nadia Kesen pidieron una pena de 10 años con cumplimiento efectivo. La mujer considerada como partícipe secundario en el crimen y podría recibir hasta cinco años de prisión según lo que establece la ley, resta conocer si se aplicará el agravante de uso de arma, sobre este tema su abogado advirtió en la audiencia de hoy que quedó claro a lo largo del juicio que Kesen no gatilló el arma que le dio muerte a Moreno.

En la audiencia de hoy, Sergio Solís volvió a guardar silencio. Una vez más amigos y familiares del imputado hablaron por él. Por su parte, Kesen volvió a tomar la palabra e hizo hincapié en la colaboración que tuvo ella con la causa, con el principal objetivo de conseguir que su pena quede en suspenso y no tenga que volver a prisión. "No tengo intención de fugarme nunca la tuve ", dijo.

Cabe señalar que Guillermo Iglesias, su defensor, presentó hoy cuatro opciones de pena, dos de las cuales se inclinan hacia la posibilidad de que se determine prisión en suspenso para Kesen.

El próximo viernes a las 9 de la mañana se retoma el juicio después del cuarto intermedio establecido este mediodía.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico