Pipa es el destino en Brasil elegido por la juventud

Brasil parece ser uno de los países que más están visitando los argentinos este año, y entre los innumerables puntos que ofrece para disfrutar, se encuentra Pipa. Esta localidad tiene todo para divertirse: paseos, belleza natural y una importante cantidad de boliches y bares.

En el noreste de Brasil, Pipa es un encantador pueblo costero rodeado por una inmensa belleza natural. Los turistas de todo el mundo llegan a Pipa a experimentar la asombrosa mezcla de playas paradisíacas, vegetación tropical, coloridos acantilados, dunas de arena y lagunas, además de la famosa cocina y vida nocturna.
Pipa se sitúa unos pocos grados al sur del Ecuador y cuenta todo el año con un clima tropical. Son aproximadamente unos 300 días de sol al año y debido a la situación privilegiada, su temperatura es muy estable, con mínimas variaciones durante todo el año.
Sus playas son realmente sensacionales, y a menudo se las nombra en las más famosas revistas de viaje como las mejores playas de Brasil. El pueblo ofrece playas para todos los gustos, desde paradisíacas semidesiertas a las más animadas con música, comida y un gran ambiente, ideales para los jóvenes. Bahía dos Golfinhos es quizás una de las más conocidas, rodeada de acantilados y dueña de una vegetación inigualable. Su nombre proviene de los simpáticos visitantes que suelen darse una vuelta por sus orillas: los delfines. Se puede llegar a ella sólo si se va caminando desde la Playa del Centro.
En tanto, las parejas encuentran su lugar en Praia do Amor, que figura entre las top ten de la Guía Quatro Rodas. Un pequeño trozo de selva atlántica es la antesala del alto mirador que da a la playa, una extensa y angosta franja de arena cubierta por sombrillas azules y verdes de las barracas en las que se puede tomar o comer en cualquier momento.
La vida nocturna en Pipa es bien conocida en Brasil, y se ha ganado la reputación de ser la ciudad costera con la noche más vibrante de todo el noreste del país. Hay una inmensa variedad de opciones tras la puesta de sol, que va desde tranquilos bares estilo "chill out" hasta bares con música y discotecas más animados. Es que en Pipa todas las noches hay fiesta. Para saber qué local lleva la batuta hay que comenzar la noche en alguno de los bares y pubs que se encuentran sobre la avenida o en la plaza de artesanos, porque usualmente el dato circula de boca en boca. Además generalmente en las noches de luna llena se organizan fiestas sobre la playa.
Otro factor que atrae a los más jóvenes es que si bien es una pequeña localidad, está muy preparada para divertir a los visitantes, ya que una cosa es seguro: nadie se aburre por falta de oferta de actividades. Desde emocionantes viajes en barco, a nadar con delfines, o realizar excursiones en buggy, practicar kitesurf, la lista de actividades, visitas y excursiones que se pueden realizar es interminable.
Esta localidad también tiene un tamaño perfecto, ni demasiado pequeño ni demasiado grande. Todo está cerca, y se puede acceder con facilidad a la mayoría de los lugares y actividades a pie, y ofrece un ambiente animado durante todo el año. El destino tiene realmente el tamaño perfecto para garantizar que las vacaciones en Brasil no se pasen trasladándose inútilmente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico