Piquete frente a la casa de Bullrich por el protocolo contra las protestas

"El protocolo viola los derechos constitucionales a reunirse, manifestar y peticionar a las autoridades y busca sofocar los reclamos populares contra el ajuste macrista", señaló Bodart.

El Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), encabezado por el ex legislador porteño Alejandro Bodart, encabezó una protesta frente a la casa de Patricia Bullrich para denunciar el Protocolo para movilizaciones que la funcionaria pretende implementar.
"El protocolo viola los derechos constitucionales a reunirse, manifestar y peticionar a las autoridades y busca sofocar los reclamos populares contra el ajuste macrista", señaló el dirigente de izquierda. Y agregó: "Con semejante engendro represivo volverá a haber muertos en las protestas sociales".
En tanto, desde el Ministerio emitieron un comunicado para repudiar el escrache contra la funcionaria. "Esta medida intimidatoria se opone a uno de los objetivos primordiales de este gobierno nacional: unir a todos los argentinos. Y a su vez, atenta contra la idea de una convivencia en armonía", manifestó la misiva de la cartera de Seguridad.
La protesta, organizada por el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), fue encabezada por el diputado porteño de esa fuerza Alejandro Bodart y su principal referente política, Vilma Ripoll.
Para Ripoll, "el gobierno tiene conciencia que el ajuste en las tarifas, la inflación y las paritarias no pasan sin represión".
"Nosotros estamos convencidos que ellos (el gobierno) necesitan una herramienta porque saben que va a ver respuesta de la gente, que no se va a dejar ajustar tranquilamente como pretenden", destacó.
En la misma línea, Bordart consideró hoy que "este protocolo se podía encarar de otra manera, pero ella (Bullrich) salió de manera bravucona y no es la forma para que un funcionario toque temas tan sensibles".
"Con este protocolo va a haber muertos en las marchas, como hubo antes, porque le están dando una navaja a un mono," sostuvo.
Luego se preguntó: "¿Qué clase de diálogo puede haber si a una persona que protesta la van a sacar a los palazos a los cinco minutos".
"La gente que protesta corta una calle después de haber hecho un calvario de citas con funcionarios que no les dan respuesta o de ir a ver a patrones que se fugan y dejan a los trabajadores en banda", aseveró.
Bodart dijo por último que "la Constitución Nacional avala el derecho a la protesta y cuando hay colisión de derechos, hay uno que prima sobre otro; ésa es la democracia".
El Protocolo, presentado la semana pasada, recibió fuertes críticas entre las organizaciones sociales, sindicales y de izquierda. Por lo pronto, los funcionarios del Ministerio de Seguridad recibirán hoy en una reunión "informativa" sobre el nuevo protocolo a la dirección del gremio de ATE, que llevará adelante pasado mañana el primer paro nacional con movilización en lo que va de la gestión de Cambiemos.
El nuevo procedimiento, presentado por Bullrich la semana pasada "con total aval del Presidente", establece medidas para regular los cortes de calles y rutas, entre ellas, los manifestantes deberán informar las calles por las que circularán y quedarán prohibidos los cortes totales.
Otro aspecto polémico del protocolo es en relación a la cobertura por parte de la prensa, ya que el mismo establece un "perímetro" especiales para los cronistas y reporteros.

PEDIDO DE COMPRENSION

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, volvió a hablar ayer del protocolo anti piquete lanzado la semana pasada al pedir "comprensión" a las organizaciones sociales.
En ese sentido, Bullrich ratificó la decisión del gobierno de Mauricio Macri de poner en práctica un protocolo anti piquete, y remarcó: "No se puede permitir que en la Argentina se sigan cortando puentes y rutas todos los días".
La ministra inauguró una Unidad de Lucha contra el Narcotráfico y la Agencia Regional de la Policía Federal para el NOA en la capital tucumana.
"Nos parece lógico que haya protestas, pero no nos parece normal que se corten puentes y rutas por donde transita la gente que va a trabajar. Las organizaciones lo van a comprender. Si quieren manifestarse, bienvenido sea, porque forma parte de la vida democrática, pero no podemos permitir que en el país se sigan cortando rutas todos los días, generando grandes inconvenientes", sostuvo Bullrich.
"La idea es que cuando haya una marcha, manifestación o protesta programada el gobierno pueda dialogar con las organizaciones que las convocan para plantear un camino lógico, como por ejemplo por dónde van a transitar, en qué horarios y cuántas personas participarán, para poder informarle a la sociedad sobre esas actividades para que no se vea perjudicada", agregó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico