Piquetes asedian el Municipio, el Hospital Zonal y la Dirección de Escuelas en Caleta Olivia

Caleta Olivia vivió ayer otra jornada de múltiples y simultáneos conflictos laborales que convergieron en el edificio central de la Municipalidad, en la planta alta del Hospital Zonal y en el acceso a la Dirección Regional de Escuelas. Incluyeron una quema de cubiertas y dos personas encadenadas de manera simbólica.

Caleta Olivia (agencia)
En la comuna volvió a manifestarse a media mañana de ayer un grupo de trabajadores de planes sociales que desde el lunes viene reclamando por la demora en el cobro de dos meses de prestaciones, entre quienes se encontraban varias mujeres.
Justamente, muchas de éstas mantuvieron una fuerte discusión con efectivos policiales que acompañaron a una dotación de bomberos que, para evitar incidentes, desistieron de extinguir la quema de neumáticos que generaba una inmensa y contaminante nube de humo renegrido.
La protesta ya se había potenciado con la llegada de una veintena de desocupados de la construcción afiliados al SITRAIC cuyo secretario general, Alejandro Lugo, se las ingenió para ingresar hasta la sala contigua a la mesa de entradas para encadenarse a una fila de sillas.
El dirigente gremial ya había cumplido similar actitud el 23 de mayo en demanda de puestos laborales y volvió a acusar a un funcionario del gabinete de Facundo Prades de favorecer a la UOCRA cuando el municipio licita obras públicas.

PERSISTE CONFLICTO
DE ENFERMEROS
Otro de los epicentros de las protestas se ubicó en la planta alta del Hospital Zonal, precisamente frente a las oficinas de la directora general Patricia Zari, donde varios de los 14 enfermeros que fueron desplazados del Servicio de Emergencias Médicas instalaron la carpa que la semana pasada habían armado en el hall de planta baja.
Uno de ellos se había encadenado de manos, pero solo fue por algunos minutos para aparecer fotografiado en un portal digital ya que cuando El Patagónico se hizo presente los eslabones metálicos habían desparecido.
Alrededor de las 11 recibieron el apoyo solidario de referentes de otros gremios y de partidos de izquierda, pero la rama salud de ATE no se hizo eco de sus reclamos.
Vale recordar que los enfermeros que venían desempañándose en el sector de guardia exigieron en un primer momento que les reconocieran más de 100 días de francos adeudados, el pago de horas extras y otros beneficios contemplados en el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT).
Además, denunciaron falta de mantenimiento de ambulancias y seguros de vida para sus tripulantes y pacientes trasladados.
Las quejas motivaron que la jefatura del Departamento, con aval de la dirección del hospital, los derivara a otras áreas hospitalarias y los reemplazaran por otro personal de la misma profesión.
Zari y otros directivos tenían previsto recibirlos en audiencia al promediar la tarde, pero previamente reiteró a través de medios radiales que quienes ahora reclaman la reincorporación a sus anteriores funciones, hicieron una mala interpretación del CCT.
Por otra parte, la directora del hospital aseguró que de las cinco ambulancias disponibles solo una se encuentra fuera de servicio por un desperfecto mecánico, al tiempo que desmintió de plano que los seguros no estuviera al día, confirmando además que "el servicio de guardia está desempeñándose con normalidad", a partir de los reemplazos de los enfermeros disidentes.

LLEGARON DOCENTES
DE PICO TRUNCADO
La Dirección Regional de Escuelas Zona Norte también fue sitio de otra protesta de trabajadores, obviamente protagonizada por maestros afiliados a la ADOSAC, incluyendo a una delegación que arribó desde Pico Truncado encabezada por la congresal que representa a esa filial, Soledad Vita.
La sede del organismo ubicada en la avenida Eva Perón se encontraba cerrada y nadie quedaba en las oficinas ya que su responsable, Alejandro Maidana, había sido advertido de la manifestación y con antelación dispuso que se retirara todo el personal administrativo.
Igualmente los manifestantes llevaron a cabo su objetivo y colgaron en las rejas metálicas decenas de carteles y algunos muñecos alusivos a figuras gubernamentales.
Vita dijo a El Patagónico que decidieron venir a Caleta Olivia porque Maidana no cumplió con su promesa de ir a Truncado para dialogar y recibir un petitorio.
La dirigente señaló además que el gremio resolvió otro paro de 120 horas porque el gobierno no pagó junto con los sueldos de abril un incremento que se había logrado en paritarias y quiere hacerlo pasar como un adicional que cancelará en planillas suplementarias.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico