Plenario por el boleto: pese a la falta de información, el Ejecutivo apoyó la suba

Se concretó ayer el plenario en el Concejo Deliberante de cara a la suba del boleto del transporte público de pasajeros, reunión clave si se considera que el Ejecutivo municipal espera que en la última sesión ordinaria de este mes se trate en primera lectura. No obstante, la información brindada a los ediles fue insuficiente y mientras se asegura que las cifras vinculadas a venta de boletos y cantidad de pasajeros son auditadas, el Ente de Control confirmó que no tuvo acceso a ninguna documentación de ese tipo.

El 21 de julio el Concejo Deliberante realizará la última sesión ordinaria del mes y es la fecha en la que el Ejecutivo municipal espera que trate en primera lectura la suba del boleto de colectivo, dado que se requiere una audiencia pública posterior y la segunda lectura para poder implementar los nuevos montos que aliviarían la carga en subsidios que la comuna ya no puede sostener ya que, con la nueva paritaria de los choferes, implica una erogación mensual de 6.000.000 de pesos.
En esa coyuntura, el plenario de ayer con los concejales era clave para poder unificar criterios y fundamentar el esquema de costos que lleva al nuevo precio del servicio -de 25,5 millones de pesos mensuales- confrontando la cifra además con la cantidad de boletos mensuales vendidos que es de donde surge el valor final del boleto.
Hay que destacar que mientras se espera el rol clave que debería asumir la oposición en este tratamiento, sólo uno de los cinco concejales que la integran participó del plenario: Ricardo Gaitán. Y no fueron parte del mismo su compañera de Chubut Somos Todos, Norma Contreras, ni ninguno de los tres ediles del bloque Cambiemos que integran José Gaspar, Cristina Cejas y Pablo Martínez, a pesar de que este último al menos se encontraba en el edificio legislativo.
En cuanto a la información presentada, tanto desde el Ejecutivo municipal como desde el Ente de Control, resultó insuficiente para los concejales dado que sólo se basó en la proyección de un Power Point que reflejaba la incidencia de cada componente en la estructura de costos del servicio no desde el punto de vista económico sino la representación porcentual, y a partir de allí se graficó el impacto del aumento del boleto en el subsidio municipal y cómo variaría este con la cantidad de boletos vendidos ya con el aumento aplicado.
La información brindada ayer a los ediles no incluyó los datos concretos que sustentan los nuevos costos, más allá del paritario de fácil comprobación, y mucho menos datos vinculados a cantidad de pasajeros transportados, que cabe recordar la empresa denuncia una cifra invariable desde el año 2008.
En ese contexto es que se solicitó mayor información que tanto Ejecutivo como Ente deberán presentar en los próximos días para que el legislativo cuente con las herramientas de análisis de mínima para tratar el tema, máxime si se tiene en cuenta que de acuerdo a la información extraoficial los concejales planteaban la posibilidad de que la suba sea de $8, $10 y $12, y no los $9, $11 y $13 que finalmente presentó el Ejecutivo.
Hay que indicar finalmente que se le consultó puntualmente al secretario de gobierno, Máximo Nauman, cuál es la fuente para conocer la cantidad de pasajeros que transporta el sistema, ya que una crítica histórica es que estas provienen de las declaraciones juradas de la transportista. En ese sentido, el funcionario aseguró que existe un sistema de auditorías que se aplica a la información vertida por los monederos electrónicos.
No obstante, cuando se le consultó a Luis Ferrero, titular del Ente de Control, si había tenido acceso a esas auditorías, indicó que sólo contaron con los números que les proporcionó la Dirección Municipal de Transporte que encabeza Juan Carlos Acuña.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico