Policía de San Julián murió de un disparo en la cabeza

Un oficial ayudante de la Policía Provincial de 21 años que se encontraba en el interior de la vivienda que compartía con su novia, perdió la vida luego de recibir un balazo de su propia arma reglamentaria en la cabeza. Investigan si fue él mismo quien se disparó.

Caleta Olivia (agencia)
Su novia fue demorada, aunque horas más tarde recuperó la libertad y las autoridades judiciales ordenaron las pericias para determinar quién activó el arma.
El hecho ocurrió a las 16 del jueves y mediante un llamado telefónico a la guardia de la Seccional Primera Comisaría de San Julián, donde el joven prestaba servicios, se convocó a los efectivos.
Una comisión se trasladó entonces al domicilio del oficial identificado como Carlos David Morales Quiñonez, ubicado en calle Rivadavia al 1.000, donde la mujer de 22 años manifestó que fue herido cuando manipulaba la pistola.
De todas formas, fue demorada y trasladada a la Comisaría Primera, en tanto el juez Ludovico Pío Pala ordenó que se iniciara una investigación y que las pericias las realice personal de la División Criminalística que secuestró el arma, como así también otros elementos.
La joven fue identificada y luego se le practicó el examen correspondiente para determinar si tenía restos de pólvora en las manos, tras lo cual fijó domicilio y recuperó la libertad.
En tanto, el cadáver fue trasladado a la morgue del hospital para que se le practique la autopsia y el barrido electrónico en las manos para determinar si accionó o no el arma.
Según trascendió, los investigadores no pudieron establecer si previo al trágico desenlace hubo una discusión entre la pareja.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico