Policías condenados a perpetua, 16 y 7 años por la muerte de un detenido de Las Heras

Tres policías fueron condenados ayer en la Cámara del Crimen de Caleta Olivia a prisión perpetua, 16 y 7 años, respectivamente, por la muerte de un detenido, ocurrida el 22 de julio de 2011 en la Seccional Primera de Las Heras. La hermana de la víctima dijo que estaba conforme con el fallo. Dos de los procesados quedaron inmediatamente detenidos y fueron trasladados a la alcaidía de Pico Truncado.

Caleta Olivia (agencia)
En una breve audiencia, el tribunal conformado por Juan Pablo Olivera, Cristina de Los Angeles Lembeye y Jorge Omar Alonso hizo pública la sentencia contra los imputados de la muerte de Jonathan Gorosito, un joven oriundo de la provincia de Entre Ríos.
El agente Ismael Salas (32) recibió una condena a prisión perpetua e inhabilitación absoluta, al ser encontrado autor penalmente responsable del delito de tortura seguida de muerte.
En tanto, el cabo Carlos Humberto Velázquez (30) deberá afrontar 16 años de prisión de cumplimiento efectivo e inhabilitación absoluta perpetua, al ser considerado autor penalmente responsable del delito de tortura.
Finalmente, el oficial Ricardo Angel Alvarado (28) recibió una pena de 7 años de prisión de cumplimiento efectivo e inhabilitación absoluta mientras dure la pena, por ser considerado autor penalmente responsable del delito de "omisión funcional".
Luego de la lectura de la sentencia, también se ordenó revocar las excarcelaciones de Salas y Velázquez, quienes quedaron inmediatamente detenidos, así como mantener la libertad a Alvarado, con una serie de condiciones como la prohibición de salir del país, presentarse tres veces a la semana en el Juzgado de Pico Truncado, no concurrir a lugares de diversión nocturna y tampoco circular en la vía pública entre las 23 y las 8.
Hay que recordar que en la noche del 21 de julio de 2011, el joven Gorosito se encontraba en la vía pública cuando fue detenido por encontrarse en "actitud sospechosa". En ese momento, la víctima habría insultado a los efectivos con gruesos términos.
Alrededor de las 4 fue alojado en un calabozo donde ahora quedó establecido que fue brutalmente golpeado hasta su muerte, aunque uno de los condenados dijo que lo encontró ahorcado.

"ESTO TRAE TRANQUILIDAD"
Andrea Gorosito -hermana de la víctima- expresó que "me parecieron justas las sentencias, sobre todo las de Salas y Velázquez, aunque esperaba que para Alvarado sea mayor, pero sin dudas esto trae tranquilidad".
También manifestó su indignación ya que "no sé cómo le voy a explicar a mi sobrino que a su papá lo mataron ellos y evitar que crezca con esa bronca hacia la policía en general".
"Se hizo justicia por mi hermano y estoy muy feliz con eso, pero creo que él nunca va a poder descansar en paz porque no se merecía lo que le hicieron", dijo.
Finalmente, dirigió algunas palabras a los fiscales Carlos Rearte y Ariel Candia, ya que "hicieron que la justicia se haga notar; tardó cuatro años pero llegó y les agradezco también a los jueces. Estoy contenta y nerviosa, es una mezcla de emociones y durante los días que duró el juicio me daba mucha bronca verlos a ellos (por los acusados) sentados ahí, riéndose y diciendo que eran inocentes y que querían saber la verdad de la muerte de mi hermano, siendo que ellos mismos lo mataron".
Por su parte Rosa Errázuris –abogada de uno de los condenados- dijo que irá a casación, ya que "me llama la atención la detención inmediata de Velázquez y Salas porque aún no está firme la sentencia".
"Voy a pedir la libertad de mi defendido y acudiré al Superior Tribunal de Justicia para que se revea su situación. Jamás tuvo ninguna denuncia en sus años como policía y ese día él solamente fue el chofer que estaba en la calle junto a Alvarado cuando lo detuvieron a Gorosito, tras lo cual lo dejó en la comisaría y se retiró".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico