Por el balazo que recibió el jefe de la familia Nieves, secuestraron armas y municiones

En el marco de la investigación por la agresión que sufrió el jefe de la conflictiva familia Nieves, la policía llevó a cabo una serie de allanamientos en procura de quitar armas y municiones de circulación. El resultado fue positivo y se logró secuestrar un arma larga y dos de puño, además de cartuchos de escopetas.

Los procedimientos fueron requeridos por el fiscal general, Héctor Iturrioz, y elevados al juez penal de turno, Alejandro Soñis, quien tras analizar los fundamentos de la solicitud autorizó cinco requisas domiciliarias en procura de secuestrar armas de todo tipo y municiones.
La actividad se llevó a cabo ayer en domicilios particulares ubicados en calle Los Robles, Millapi y avenida Rivadavia, Los Ciruelos, Código 475 y Mburucuyá. Los mismos pertenecen a los barrio La Floresta, Ceferino Namuncurá, Abel Amaya, Máximo Abásolo.
Los allanamientos fueron ordenados en horario diurno y concluyeron cerca de las 18 con un saldo positivo para los investigadores, dado que se logró sacar de circulación un rifle con su caño recortado y dos armas de puño: una revólver y una pistola, además de municiones de diferentes calibres, todo lo cual será sometido a las correspondientes pericias. Con ellas se buscará determinar si alguna de las armas secuestradas pudo haber sido utilizada en el ataque que sufrió Antonio Nieves en la noche del martes, cuando recibió un tiro en la cabeza que le afectó la visión del ojo izquierdo, la cual perdió por completo.

EL ataque
El martes a las 22 Antonio Nieves, jefe de la familia que tiene supuestamente usurpado un predio frente a la plaza donde del barrio Quirno Costa donde funciona "La Saladita", recibió un disparo de arma mientras se encontraba en su vivienda y según señalaron la fuentes oficiales, la bala correspondería a un calibre 9 milímetros.
La bala dio en la cabeza de la víctima, a escasos centímetros del ojo izquierdo, del cual perdió la visión, señalaron las fuentes consultadas por El Patagónico.
Por ese ataque la Fiscalía requirió los allanamientos de ayer, en virtud del dato que se manejaba sobre un nuevo atentado que se concretaría anoche. De ahí el apuro de los investigadores para desarmar a los violentos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico