Por el secuestro y homicidio del taxista hay dos detenidos

Dos hombres fueron detenidos acusados de formar parte de la banda que secuestró y mató al taxista Alberto Sarubbi el jueves en el partido bonaerense de La Matanza, informaron fuentes policiales.

Los tres procedimientos fueron realizados a pedido del fiscal del caso, Carlos Stornelli, en el conocido como Barrio Villegas de la localidad de Ciudad Evita, en el mencionado partido del oeste del conurbano, donde además fueron apresadas otras dos personas que integran la misma banda, aunque se presume que no tuvieron participación directa en el crimen del taxista.
Según las fuentes de la investigación, uno de los detenidos es un joven de nombre Brandon, que ya estaba siendo investigado por episodios similares ocurridos en esa misma zona.
Durante los tres allanamientos realizados por personal de Gendarmería Nacional (GNA), que contó con la colaboración de la Policía Federal (PFA) y de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), fue secuestrada un arma que, se cree, pudo haber sido la utilizada para concretar el asesinato de Sarubbi (63), entre otros elementos de importancia para la causa.
La captura de estos hombres se produjo horas después de que el juez federal Daniel Rafecas tomara la decisión de liberar a los cuatro efectivos de la PFA que participaron en el operativo montado por esa fuerza a raíz del secuestro del taxista, quienes habían sido detenidos el jueves por la noche mientras se los investigaba por "desobediencia".
Los policías fueron acusados de ese delito porque intervinieron en el pago del rescate del secuestrado, aún cuando Stornelli había dado la orden de no interceder y permitir que se concretara la entrega del dinero.
Rafecas resolvió liberarlos sin tomarles declaración indagatoria, al considerar que sólo fueron imputados de un delito excarcelable.
El hecho comenzó cerca de las 15 del pasado jueves, cuando los hijos de Sarubbi recibieron una llamada extorsiva de un hombre que decía que tenía secuestrado a su padre y les exigía unos 200.000 pesos como rescate.
Tras una serie de comunicaciones telefónicas, los secuestradores pactaron el pago de unos 3.000 dólares y 20.000 pesos, y obligaron a los hijos del hombre a llevar el dinero a General Paz y Crovara, en Villa Madero, y desde allí­­ los hicieron circular hacia Ciudad Evita.
Uno de los hijos del taxista declaró ayer que cuando un joven se acercó al auto para retirar el rescate, también le arrebató el teléfono celular con el que estaba negociando con el jefe de banda y un anillo.
Posteriormente, ese joven salió corriendo y entonces los policías que estaban monitoreando el pago, lo detuvieron y hallaron en su poder las llaves del taxi.
Casi en paralelo, el chofer fue asesinado a siete cuadras de allí de tres tiros por la espalda y rematado de un cuarto cuando corría herido por un pasillo, aseguró anoche la ministro de Seguridad, Patricia Bullrich.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico