Por falta de un vehículo acorde, Zoonosis Municipal no pudo llevarse al Rottweiler

El Ministerio Público Fiscal pidió el sábado las copias de la causa por el ataque que tuvo como víctima a María Ester Ojeda, quien sufrió graves lesiones al ser mordida por un perro Rottweiler en la vía pública. El mismo sábado estaba previsto que personal municipal de Zoonosis se llevara el can del domicilio de la calle Ricardo Torá, pero no se pudo concretar el operativo por la falta de un vehículo acorde. El secuestro del perro se realizaría hoy.

Luego de las notas publicadas por El Patagónico sobre el caso de la mujer mordida por el Rottweiler el lunes pasado, la Fiscalía se comunicó el sábado con la Seccional Quinta y pidió copias de todas las actuaciones efectuadas por la denuncia de María Ester Ojeda, quien aún permanece internada en el Hospital Regional.
Fuentes oficiales confirmaron que se pidió la intervención del área municipal de Zoonosis para que concurra al domicilio de los dueños del animal en cuestión, ubicado sobre la calle Ricardo Tora al 3400. El procedimiento se iba a realizar el sábado, pero finalmente se suspendió.
Desde Zoonosis argumentaron que no tenían un vehículo acorde para cargar al peligroso perro y trasladarlo al Dispensario Canino. Por lo tanto, adelantaron que cumplirán esta tarea hoy, es decir una semana después del ataque que sufrió la mujer.
La policía también indicó que los propietarios del perro ya están debidamente identificados y serán citados por el juzgado de Paz que tomó conocimiento del incidente que estaría definido como contravención.
No obstante, los representantes fiscales se interesaron en la causa, dado que la víctima sufrió lesiones de carácter grave.

LA FAMILIA ALIVIADA esta POR EL AVANCE DEL CASO
Hay que recordar que la mujer de 62 años salía de su casa el lunes por la tarde para dirigirse a tomar el transporte urbano y fue derribada por el perro que se había escapado del patio de su domicilio.
Ojeda sufrió mordeduras en la cabeza que le provocaron un edema, y también en el brazo izquierdo que quedó destrozado.
María Ester ayer continuaba internada en el Hospital Regional con infecciones provocadas por las mordeduras del can. Es que los médicos decidieron no apurar el alta por ese diagnóstico.
Sus familiares manifestaron a este diario su preocupación, en virtud de que transcurrieron seis días y el animal que ya habría mordido a otra persona no ha sido incautado sus dueños, quienes no cumplen con una tenencia responsable.
Sin embargo, el marido de la víctima, César Ojeda, al ser consultado dijo estar más tranquilo por los avances en el caso.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico