Por iniciativa de la Iglesia, sellan acuerdo en lucha contra la pobreza y el narcotráfico

Los ítems fijados en común son "lucha contra la pobreza y la exclusión; combate contra el narcotráfico; impulso a la educación integral; acceso universal a la salud y al agua potable; y generación de empleo digno", entre otros.

A instancias de la Iglesia, este sábado el gobierno y dirigentes de la oposición sellaron un pacto para tratar con "urgencia" una decena de temas en los que se incluyen la lucha contra la pobreza, combate al narcotráfico y la prevención de las adicciones.
El "acta compromiso" fue rubricada en la Casa Histórica de San Miguel de Tucumán y en medio del Congreso Eucarístico Nacional. Allí, la vicepresidenta Gabriela Michetti junto a los líderes del PJ, José Luis Gioja, y del Frente Renovador, Sergio Massa, así como también otros dirigentes opositores y de la Iglesia, firmaron un pacto para tener "acción común sobre temas urgentes" a resolver en el país.
La decena de ítems fijado en común son "lucha contra la pobreza y la exclusión; combate contra el narcotráfico; prevención de las adicciones; impulso a la educación integral; acceso universal a la salud y al agua potable; generación de empleo digno; erradicación de la trata de personas y protección de la vida; promover el cuidado del ambiente; trabajar por la cultura del encuentro; y lucha contra la corrupción y la impunidad".
Este pacto tiene dos antecedentes cercanos. El primero ocurrió en diciembre de 2013, cuando la Conferencia Episcopal convocó a diputados y senadores de todas las bancadas nacionales a luchar contra el narcotráfico y la trata. El segundo es más cercano, de este año. Se trata del Pacto de San Antonio de Padua, que nació como iniciativa de varios intendentes bonaerenses, principalmente de Gustavo Menéndez, de Merlo-Moreno.
El Pacto de Padua se firmó con más designios que el antecesor. En total eran 10. A los seis de Tucumán se agregan el combate contra la violencia de género, la defensa de la familia y el rechazo al aborto, un impulso de las energías renovables y la creación de observatorios para "tareas de cambios de paradigmas, de conductas individuales y colectivas". A este acuerdo ampliado adhirieron varios actores de la sociedad civil, como la Iglesia, y luego fue replicado por otros 15 jefes comunales.

CON COMPAÑIA
OPOSITORA
Además de la vicepresidenta, el sanjuanino y el tigrense, también firmaron el "Acta Compromiso de acción común sobre temas urgentes del país" dirigentes como el líder de Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas; la senadora de Compromiso Federal Liliana Negre de Alonso; la diputada del Frente Renovador Graciela Camaño; la legisladora porteña Graciela Ocaña; el coordinador del Plan Belgrano, José Cano; y las senadoras de Cambiemos Laura Rodríguez Machado y Silvia Elías de Pérez. En representación de la Iglesia estuvo el obispo emérito de San Isidro Jorge Casaretto, quien supo estar al frente de la Comisión Episcopal Pastoral Social.
Desde el histórico edificio y con el objetivo de también "homenajear a los treinta y tres diputados" que declararon la Independencia, resaltaron que "esta Casa de la Independencia, lugar de encuentro, de diálogo y de búsqueda del bien común, resulta un símbolo de lo que se quiere ser como Nación".
"No hay plena democracia sin inclusión e integración. Esta es una responsabilidad que abarca a toda la dirigencia nacional", subrayaron los dirigentes oficialistas, opositores y miembros de la Iglesia.
Y concluyeron: "Por ende, queremos, desde los diversos ámbitos de responsabilidad social aquí representados, suscribir a algunos lineamientos que nos parecen fundamentales e irrenunciables sobre políticas públicas, a semejanza de lo que hicieran hace 200 años los congresales atraídos por lo que consideraron ´la hora de la Patria´".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico