Por la muerte dudosa de un detenido encarcelaron a diez policías en Chaco

Cristian Eduardo González (45), fue aprehendido en las últimas horas de Nochebuena luego de que un vecino denunciara que estaba causando daños a un auto con un martillo. Su cuerpo fue encontrado el viernes en un descampado de la localidad de Cote Lai, a unos 67 kilómetros de Resistencia donde fue detenido. Por el hecho se intervino la comisaría.

Diez efectivos de la Policía de Chaco fueron detenidos ayer en Resistencia en el marco de una causa en la que se investiga la muerte de un hombre que fue demorado el 24 de diciembre y el viernes fue encontrado sin vida en un descampado de la localidad de Cote Lai, a unos 67 kilómetros de la capital chaqueña.
Fuentes oficiales informaron que la víctima fue identificada como Cristian Eduardo González (45), quien había sido aprehendido en las últimas horas de Nochebuena luego de que un vecino denunciara que estaba causando daños a un vehículo con un martillo en el barrio San Cayetano de esa ciudad.
En una conferencia de prensa, el ministro de Seguridad del Gobierno provincial, Martín Nievas, detalló ayer que tras la detención González fue trasladado a la Fiscalía de turno y a Sanidad Policial, tal como lo indican los protocolos de la fuerza. Posteriormente, fue llevado a la comisaría 11ª del barrio Provincias Unidas, pero no está determinado aún qué ocurrió después de que quedó alojado allí.
El cuerpo fue encontrado el viernes a las 11, en un campo a la vera de la ruta provincial 13. Estaba semidesnudo y vestía solo un pantalón largo que lo tenía bajo hasta a la altura del tobillo. El hombre estaba sin ropa interior y presentaba lesiones en el rostro, en ambas manos y en las piernas.

INVESTIGA EL HECHO EL COMITE CONTRA LA TORTURA
El ministro de Seguridad explicó ayer que aún se esperan los resultados de la autopsia que se realizará en el Instituto Médico Forense del Superior Tribunal de Justicia para determinar la causa de la muerte, ya que el primer estudio realizado no permitió dilucidar el motivo.
Ante esto, la Justicia decidió caratular el hecho como "muerte dudosa" y detener a todos los oficiales, incluido el jefe y varias mujeres, que estuvieron de guardia al momento de la captura de González.
Nievas dijo que se dispusieron los arrestos "sin importar el rango, para determinar responsabilidades" y se intervino la comisaría "para preservar todas las pruebas".
El funcionario remarcó que de confirmarse la sospecha, "es un grupo reducido de policías los que se encontraban en la comisaría al momento del hecho", y consideró que como consecuencia del rápido accionar del resto de la fuerza "el hecho va a estar clarificado en poco tiempo".
"El Comité contra la Tortura va a tomar todo el protagonismo necesario y la información va a estar restringida para un normal fluir de la investigación, ya que queremos que sea totalmente transparente y se realicen las sanciones disciplinarias y penales que sean necesarias", sostuvo el funcionario.
Respecto de las medidas judiciales, el ministro indicó que la investigación realizada por el fiscal Roberto Villalba y la División Homicidios permitió constatar, a través del estudio de un GPS, que un móvil de la comisaría 11ª estuvo en el lugar en el que se encontró el cuerpo de González.
Ahora se aguardan más medidas de prueba, entre ellas interrogar a otros detenidos que estaban en la comisaría la noche del 24 y verificar si alguna cámara de seguridad registró el paso del patrullero hacia la zona donde fue encontrado el cadáver.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico