Por la sobredemanda, comercios restringen la venta de aceite en Comodoro

La confirmación del aumento del precio del aceite comestible generó una psicosis en la comunidad que se volcó a los supermercados para conseguir el producto. La sobredemanda determinó que en los comercios se restringiera la venta a dos o tres unidades por persona.

Después de las especulaciones que circularon el miércoles a nivel nacional sobre la posibilidad de que a partir de la eliminación de un subsidio, el precio del aceite comestible en el país se elevaría a partir del 1 de agosto en un 300%, y con la confirmación de ayer por parte de la Federación de Aceiteros reconociendo que habrá un fuerte aumento, pero que será del 30%, en varios supermercados de Comodoro Rivadavia comenzó a escasear ese producto.
Se debe tanto a la sobredemanda como a la falta de stock de reposición por parte de la mayoría de los comercios. Esto determinó que en los locales donde todavía hay existencia de ese producto las ventas se restringieran a 2 o 3 unidades por cliente, aunque esta suele ser una medida ya adoptada en forma permanente por algunas firmas.
Los comercios comenzaron a sentir el desabastecimiento en las primeras horas de ayer cuando los envases de 900 ml y 1,5 litro de aceite de girasol, soja, maíz o mezcla, que es en las variedades en las que se producirá el incremento, eran los más buscados por los consumidores.
La situación preocupó a los responsables de los supermercados ya que cerca del mediodía, los únicos productos que quedaban eran los de marcas más caras y las reservas se iban haciendo cada vez más pequeñas.
"Tuvimos que reponer como cuatro veces porque la gente venía y sacaba de a cuatro botellas. Las marcas más usadas fueron las que volaron más rápido y ahora estamos poniendo las marcas que no son muy requeridas por las personas, pero que ante la desesperación de no quedarse sin nada se las llevan igual", afirmó el responsable de la sucursal céntrica de un supermercado.

PSICOSIS
Los responsables de las principales cadenas coincidieron que el panorama se extendió por el temor generalizado ante la noticia de que el aceite aumentaría y las personas quisieron adelantarse a la fecha y almacenar reservas.
Aseguraron que la palabra desabastecimiento genera una ola de consumo que termina afectando a los mismos usuarios por lo que en algunos casos se avanza en la "protección del stock".
"La venta de dos botellas por persona es para combatir la paranoia para asegurar que otros clientes no se queden sin el producto", aseguraron sobre la restricción de venta de un máximo de dos o tres unidades por cliente.
Hay que remarcar que ayer por la tarde, muy pocos supermercados contaban con variedad de aceites lo que genera preocupación en los encargados porque temen que puedan pasar un fin de semana con las góndolas vacías de ese producto esencial.
"La gente venía a la mañana y acarreaba aceite como loca. Si esto continúa así vamos a tener que vender una botella por persona porque ya no hay reserva y no llegamos al fin de semana", manifestaron en uno de los comercios.
También se aclaró que la cadena de restricción no parte de los mismos supermercados locales ni de sus gerencias regionales sino desde los proveedores nacionales. "A nosotros nos cierran el grifo con los pedidos, pedimos 100 cajas de aceite y nos dicen que nos pueden mandar 40. Eso genera una suerte de desabastecimiento que no es tal", explicaron en La Proveeduría.
Ante la psicosis que se generó en todo el país, la Cámara de Empresas Aceiteras aclaró que el aumento solo llegaría al 30% y no al 300%. Además, no alcanzaría a todos los aceites sino al 20% del mercado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico