Por obligar a su novia a prostituirse pasará tres años en prisión

Omar Santiago Flores, un mendocino de 59 años, quien en 2009 obligó a su pareja de 18 años a prostituirse en un local nocturno de Río Gallegos, reconoció los hechos por los que se lo acusa y ahora deberá ir a prisión. "La próxima vez que te vayas te voy a atar al paragolpes de la camioneta y te voy a pasear por el barrio", eran algunas de las amenazas que empleaba para mantener cautiva a la joven.

El Tribunal Oral Federal de Santa Cruz condenó a Omar Santiago Flores a 3 años de prisión de cumplimiento efectivo por ser autor penalmente responsable del delito "Trata de Persona Mayor de Edad en la modalidad de Captación y Acogimiento, habiendo mediado amenazas y abuso de una situación de vulnerabilidad, con fines de explotación sexual" (arts. 45 y 145 bis -según ley 26.364- del C.P.).

El condenado es un mendocino de 59 años, quien fue asistido por el Dr. Marcelo Fernández, en tanto que la Fiscalía estuvo representada por la doctora Patricia Kloster.

Flores fue denunciado de captar y acoger a la víctima de 18 años, con el fin de explotarla sexualmente bajo la modalidad de comercio sexual, entre los meses de febrero y marzo de 2009 en el local nocturno "Marian", sito en calle Yugoslavia N° 1310 de Río Gallegos, abusando de la situación de vulnerabilidad y ejerciendo amenazas sobre la misma.

Las partes presentaron propuesta de juicio abreviado, calificando los hechos atribuidos a Flores como constitutivos del delito de "Trata de Persona Mayor de Edad en la modalidad de Captación y Acogimiento, habiendo mediado amenazas y abuso de una situación de vulnerabilidad, con fines de Explotación Sexual" (arts. 45, 145 bis -ley 26.364-, 26 -contrario sensu-, 29 inc. 3° y 50 C.P. y 530 y ss.ss. del C.P.P.N.). Se solicitó la aplicación de una pena de 3 años de prisión de efectivo cumplimiento y las costas del proceso, y la declaración de reincidencia.

Por su parte, el acusado reconoció la participación en los hechos atribuidos. Con la información reunida en torno al caso, el tribunal lo declaró reincidente por cuarta vez y dispuso su alojamiento en el Complejo Penitenciario N° 1 Boulogne Sur Mer del Servicio Penitenciario de la Provincia de Mendoza.

"LA PROXIMA VEZ QUE TE VAYAS TE ATO AL PARAGOLPES DE LA CAMIONETA"

La causa contra Flores tuvo su génesis en la intervención de personal policial de la Comisaría Quinta de Río Gallegos, por haber tomado conocimiento que estaban agrediendo físicamente a una mujer en la plazoleta "Arco Iris", constituyéndose en el lugar el día 07 de marzo de 2009 a las 13:10 horas, pudiendo observar que un sujeto se retiraba de allí, por lo que se procedió a conducir a la comisaría a la víctima para brindarle asistencia médica por las lesiones leves que presentaba.

Se conoció que la noche anterior el acusado había agredido a la joven - con quien convivía hacía aproximadamente un mes y medio- en la parte externa de la casita de tolerancia denominada "Marian", en la cual la víctima se desempeñaba como alternadora, en razón de ello la víctima retiró sus pertenencias del local y se fue caminando, siendo alcanzada luego por Flores quien la agredió físicamente otra vez y la subió contra su voluntad a una camioneta marca Chevrolet S-10 regresándola al local "Marian".

En un inmueble sito en calle Liniers al 2000, donde convivían, fue víctima de otra golpiza, pero en un descuido abrió la puerta y salió corriendo siendo interceptada por el imputado en la plaza "Arco Iris".

Explicó además, que Flores la tenía amenazada diciéndole "...la próxima vez que te vayas te voy a atar al paragolpes de la camioneta y te voy a pasear por el barrio, te voy a matar, te voy a reventar la cabeza...". También recalcó en su declaración que no quería trabajar más y éste la amenazó diciéndole que si no iba a trabajar la iba a matar, obligándola a prostituirse.

Siguió relatando la víctima que el sujeto se encargaba de seleccionar los clientes que podían tener sexo con ella a cambio de dinero, dinero que luego daba en su totalidad a su pareja, ya que era él quien lo manejaba.

Además explicó que si bien ella tenía en su poder una copia de la llave de la puerta, no salía de la vivienda sita en Liniers al 2000 por temor, se encontraba en el lugar todo el tiempo controlada y bajo amenaza.

DE PAREJA A ALTERNADORA

En el expediente, hay un informe del secretario de Estado de Derechos Humanos de la provincia, donde se transcribe una entrevista a la joven en su condición de presunta víctima de trata de personas, que la misma sostuvo en reiteradas oportunidades su temor respecto de posibles represalias que pudiera tomar el imputado sobre su persona y/o su familia.

Luego amplió la denuncia, para relatar como era su vida en el departamento, que al principio Flores la trató bien, pero cuando se mudaron al departamento de la calle Liniers comenzaron los maltratos, ahí el imputado le exigió que trabaje en el local "Marian", ya que eso le iba a hacer bien a la pareja, comenzó haciendo copas y luego el individuo la obligó a trabajar como alternadora.

Los elementos probatorios reseñados, interpretados y valorados en forma conglobante, que incluyen tareas de investigación, informes, secuestros de elementos de interés y declaraciones testimoniales permiten sostener que mediante engaños y bajo amenazas a la muchacha se la captó y se la acogió en esta ciudad, para someterla a explotación sexual ejerciendo la prostitución.

La responsabilidad de Flores en el hecho imputado está acreditada, no sólo por la circunstancia de haber sido pareja de la víctima, extremo acreditado por los dichos de la propia denunciante, por los dichos de los testigos.

Los jueces remarcan que el "ser como novios" fue el engaño empleado por el acusado en un comienzo para acoger a la víctima, ocultando su verdadera intención de explotarla sexualmente para obtener rédito económico. Al poco tiempo de iniciada la convivencia con la joven, el enjuiciado le solicitó que trabajara en el local nocturno "Marian", que hiciera "copas" y "pases" para afianzar la relación, pues su trabajo en el lupanar le haría "bien a la pareja".

Además se conoció que la joven estuvo internada entre 2006 y 2008 en una clínica de rehabilitación de adicciones en la provincia de Entre Ríos. Al radicarse en Río Gallegos en enero 2009 termina su noviazgo con un joven que tras la ruptura de la relación se suicidó. La familia del muchacho la responsabilizó. A fines de febrero de ese año comenzó la relación afectiva con el imputado, a quien su ex novio consideraba como un "tío", en razón que lo ayudó en varias ocasiones. En marzo, ya era víctima de violencia de género, le propuso trabajar en el local nocturno "Marian" y la drogaba.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico