Por temor a la expulsión muchos no se acercan a regularizar su permanencia

La responsable del departamento DNI de la Delegación Comodoro Rivadavia de la Dirección Nacional de Migraciones, María Marta Rousseaux, y la inspectora Agustina Fabre son quienes realizan los trámites de regularización para extranjeros en la sede vecinal del Abel Amaya.


La idea es "salir a la calle, ir a los lugares donde la gente por temor equivocadamente no se acerca a la oficina de Migraciones, vamos a ir a los distintos barrios para explicar que lo importante es que estén en forma regular en el país", sostuvo Fabre.
De este modo dejó en claro: "como turista el extranjero no puede trabajar, debe regularizar su situación migratoria y esto le concede derechos".
Explicó también que "así como cualquier ciudadano argentino está identificado con fotografía y datos biométricos, es importante también tener identificado al extranjero".
La inspectora comentó: "el o los extranjeros que no están regularizados en cuanto a su situación migratoria, deben saber que no pueden entrar como turista y estar trabajando".
Esta es la misión de Migraciones, "detectar estas irregularidades, no sancionar a la persona sino al empleador que tiene a un extranjero dándole empleo de manera contrataría a la que dice la ley".
En estos casos el área jurídica de Migraciones prevé importantes multas económicas, con lo cual las agentes del organismo nacional dejaron en claro, para llevar tranquilidad a las personas, que se acercan a regularizar su situación de permanencia.
"La penalidad va para el empleador, las personas extranjeras serán intimadas, se les labra un acta y se le da un tiempo para que reúna la documentación y acceda a residencia permanente en el país", explicó.
Para poder determinar la condición del inmigrante y las opciones de residencia se ha de considerar "si es de un país del Mercosur, si tiene hijo o marido argentino. Es amplio el criterio y en función de eso puede obtener la radicación temporaria, por dos años o la permanente", detalló.
Las representantes de Migraciones resaltaron que "lo importante es que estén en forma regular, se hace hincapié en que no se admiten gestores, la gente tiene que hacer el trámite personalmente. El gestor cobra en forma excesiva pero a nosotros no nos sirve el gestor, el trámite es personal. Al extranjero tampoco le sirve, tiene que acercarse a la delegación", insistió Rousseaux.
Reconoció que pese a la crisis en la región, "siguen llegando extranjeros, la afluencia sigue estando ligada a la construcción que continúa atrayendo a personal de Bolivia y Paraguay, aunque el número de trámites haya mermado".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico