Por tercera vez una pareja comodorense no compareció ante la Justicia de Sarmiento

Nuevamente Mariano Figueroa y Daiana Altamirano no se presentaron ante la Oficina Judicial de Sarmiento. Tenían una audiencia programada donde les iban a formalizar una nueva causa de robo agravado y daño en su contra. El juez Alejandro Rosales mantuvo la orden de rebeldía y compulsa pública del joven, y que la Brigada de Búsqueda de Personas de Comodoro Rivadavia averigüe el paradero de su novia.

En el transcurso de los últimos dos meses la pareja comodorense integrada por Mariano Figueroa (18) y Daiana Altamirano (19) no se presentó a tres citaciones de la Justicia de Sarmiento. La última fue ayer al programarse la apertura y formalización de la investigación preparatoria de juicio por nuevos delitos en su contra.
El acto judicial fue presidido por el juez penal Alejandro Rosales. Los empleados de la Oficina Judicial de esa ciudad indicaron que el personal policial de la Seccional Sexta se presentó en el domicilio fijado por la imputada. Sus familiares manifestaron que ya no pernoctaba en dicha vivienda y que desconocían su paradero.
Mientras, la policía de la Seccional Séptima informó que se dirigieron a notificar a Figueroa, pero tampoco pudieron encontrarlo. En ese marco, la fiscal Laura Castagno pidió al magistrado de la causa que se mantenga el pedido de rebeldía y compulsa por la fuerza pública para el sospechoso.
En tanto, para la joven indicó que solicitaría la intervención de la Brigada de Búsqueda de Personas de esta ciudad a los fines de poder establecer el paradero de la mujer y notificarla de la audiencia a la que debe comparecer.
El defensor público, Gustavo Oyarzún, no formuló objeciones a los pedidos del Ministerio Publico Fiscal. Por ello, el juez resolvió hacer lugar a las peticiones de la parte investigadora.
Las denuncias penales contra la pareja comenzaron el lunes 2 de mayo cuando entre las 9 y las 13 ingresaron en una vivienda de la calle Rivadavia, entre Pellegrini y Estrada de Sarmiento, donde no había personas.
Según la imputación, se alzaron de una computadora portátil, cámara de fotos profesional, cuatro teléfonos celulares, una cartera de mujer tipo bolso con lentes de mujer, cinco camperas y una cartera con cinco frascos de perfumes y una linterna picana. También se llevaron alhajas, ropa interior y traje de baño, lentes de sol y otros elementos.
Testimonios de vecinos permitieron a los investigadores obtener las descripciones de los imputados con el resultado de un allanamiento positivo donde se recuperó el botín.
Otro legajo de investigación contra Altamirano y Figueroa ocurrió el 16 de agosto en el interior del Hospital Rural de Sarmiento. Los sospechosos concurrieron a la guardia y pidieron atención médica. Allí, la pareja sustrajo varios recetarios con el membrete del hospital y los estamparon con el sello del médico que los había recibido para luego retirarse sin previo aviso.
Esa misma tarde ingresaron a una farmacia, donde presentaron el recetario y solicitaron el medicamento Alplax por 60 comprimidos. Pagaron y se retiraron del local. Al advertirse la acción fraudulenta el médico radicó una respectiva denuncia ante la policía.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico