Por un partido en paz

Entrenadores, jugadores y dirigentes de distintos deportes se pronunciaron en Río de Janeiro para que el partido de hoy entre los seleccionados de básquetbol de Argentina y Brasil se desarrolle sin incidentes, habida cuenta de varios cruces de simpatizantes de ambos países en el curso de la semana.
Rubén Magnano, técnico de Brasil; Emanuel Ginóbili, el jugador top de la Argentina, y hasta Agustín Pichot, vicepresidente de la World Rugby, entre otros, apuntaron a bajarle los decibeles al partido de hoy, que se jugará a las 14:15, en la Arena Carioca 1, un estadio hermoso y amplísimo que promete estar lleno de bote a bote y con los simpatizantes de ambos equipos mezclados.
Inclusive, los secretarios de Deporte de Argentina y Brasil, Carlos Mac Allister y Luiz Lima, se reunieron y coincidieron un bajar un mensaje de paz, además de pedirles a los deportistas de ambos países que colaboren. Por eso, cada vez que equipos de ambos países se enfrenten habrá una foto en conjunto.
Para entender un poco más el clima que se puede vivir hoy hay que partir de que con la "Generación Dorada" se ha generado una mística similar a la que existió con el fútbol hace dos años en ocasión del Mundial y que los brasileños se vuelcan masiva y ruidosamente a favor de cualquiera que enfrente a un argentino. Lo que muchas veces lleva a roces, hasta aquí no graves.
Por eso los entrenadores de ambos equipos se apuraron a calmar los ánimos. Magnano, un argentino que paradójicamente dirige a Brasil fue categórico: "hay que dejar esas tonterías de la violencia. Se debe disfrutar del juego, que canten y vibren con el partido. La provocación no lleva a nada. Deben entender que vienen a disfrutar de la máxima expresión del deporte como los Juegos Olímpicos".
Ginóbili, por su parte, puntualizó que "preferiría no escuchar los cánticos en contra de Brasil, sino a favor nuestro. Eso es algo muy futbolero, que realmente no aprecio. Está bueno que la gente venga, se sienta parte, que nos aliente, porque lo necesitamos. Pero sin caer en otra cosa".
Pichot, hombre fundamental para el retorno del rugby a los Juegos Olímpicos, fue el primero en advertir esto y por eso el miércoles los equipos de seven de Argentina y Brasil se sacaron fotos juntos. Y en el mismo sentido se expresó el entrenador de Los Pumas 7s, Santiago Gómez Cora, enfatizando los valores del deporte.
Otros protagonistas del partido de hoy, decisivo para las chances de ambos de pasar a la siguiente ronda, también dijeron lo suyo.
Luis Scola subrayó "cada vez que vine acá me trataron muy bien. No me siento identificado con eso" y Andrés Nocioni comentó que "hay cantos que sinceramente no están en el lugar que tienen que estar; pero si creemos que tenemos más viveza por eso, a mí no me gusta realmente. Respeto a la gente de Brasil porque está haciendo un gran esfuerzo para hacer unas olimpíadas de la mejor manera posible".
Por último, Carlos Delfino sentenció; "no es un partido de vida y muerte. No estoy de acuerdo con lo que dijo Marcelo Huertas (jugador de Los Angeles Lakers). No es una guerra. Nos debemos preocupar por lo que pase adentro de la cancha, afuera hay seguridad y todo tiene que ser una fiesta del deporte".
Y remató: "a mí me gusta el clima en las tribunas porque soy muy futbolero como hincha de Unión. Pero siempre y cuando se dé todo en un clima de armonía y respeto hacia el adversario".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico