Por una obra en construcción se derrumbó parte de su casa

"Pudo haber sido una tragedia", expresó la familia a El Patagónico, después de que cayera la pared del quincho de su vivienda en Rivadavia al 1.700 por el movimiento de una obra en construcción. Esperan que los responsables se hagan cargo. "Lo que nos hicieron fue un desastre", lamentaron.

Ricardo Flandes, es uno de los hijos de Nélida de 85 años que vive sobre Avenida Rivadavia al 1.700 y en donde hace aproximadamente tres meses se inició la construcción de una obra en el terreno lindante.

El domingo mientras su madre y hermana dormían, a las 05.30 horas, se derrumbó la pared de aproximadamente 15 metros y la loza del sector del quincho de la vivienda. "A Dios gracias no pasó nada, ni siquiera estaban trabajando en la obra, porque si hay alguien al caer al lado pudo haber sido otro tipo de consecuencia", dijo Ricardo.

Vivienda riva.jpg

"Ahora la loza está colgando, apoyada en el piso del quincho, pero con riesgo de que los trozos de mampostería pesada, se desprendan y caigan donde ellos tienen la obra", expresó el damnificado.

Flandes dijo que "al parecer construirán un edificio y van a hacer subsuelos, por ende cavaron. Lo primero que hicieron fue partirnos el paredón que hacía la medianera, pero no tomaron ningún tipo de precaución y siguieron cavando y el domingo en la madrugada se vino abajo el quincho", explicó.

Luego de lo ocurrido contó que la familia hasta hoy viene agotando los recursos para que les garanticen la seguridad.

Vivienda rivadavia.jpg

La angustia y desazón de la familia Flandes no solo terminó ahí, porque como consecuencia del constante movimiento de suelo y luego del derrumbe le rompió parte de la cañería de gas. "Cortamos el gas y la empresa trajo un matriculado. Además, tanta vibración hizo que la puerta del garaje esté trabada. Me tiraron la casa abajo porque socavaron, la pared del quincho quedó en el aire", lamentó.

Según Ricardo y luego del incidente "el que debió haber dado la cara apenas esto sucedió era el maestro mayor de obras y no vino" ,por lo que la familia se asesoró con un escribano, junto con un maestro mayor de obras, radicó la exposición policial y se labró un acta por las pérdidas materiales como consecuencia del derrumbe el día lunes.


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico