Postergan la audiencia preliminar por el crimen de Expósito Moreno

Por cuestiones administrativas, la audiencia prevista para ayer en la que iban a decidir si se elevará a juicio la causa por el asesinato del ciudadano español, se prorrogó para el martes 31 de este mes. Los imputados, Nadia Kesen y Sergio Solís, siguen cumpliendo sus respectivas medidas privativas de la libertad.

El decisivo acto judicial estaba previsto para las 8:40 de ayer y hasta la Oficina Judicial del barrio Roca concurrió la última pareja de Domingo Expósito Moreno (31) y principal testigo del homicidio, Carolina Gayá, con el acompañamiento de familiares y amigos.
A poco de cumplirse dos años del ataque a tiros ocurrido en el barrio 13 de Diciembre se esperaba que el caso fuera elevado a juicio oral y público. Sin embargo, la audiencia a la que asistieron las distintas partes -incluyendo a los imputados- pasó a un cuarto intermedio para el martes 31 de mayo. Así lo confirmó a El Patagónico el abogado querellante, Sergio Romero, quien representa legalmente a la última pareja de la víctima.
La decisión -explicó el abogado- se debió a una cuestión administrativa que se originó a partir de que las notificaciones de las solicitudes de pruebas que presentaron los distintos defensores.
"Si bien se podría haber hecho hoy (por ayer) la audiencia preliminar, se sometió a decisión de la juez Raquel Tassello", argumentó Romero. Entonces, la magistrada decidió prorrogar la audiencia para fin de mes.
El abogado aclaró que de todas maneras Sergio Andrés Solís (32) seguirá con prisión preventiva hasta el día de la audiencia preliminar, y Nadia Dahlel Kesen (31) continuará con la medida de arresto domiciliario.
Solís está imputado como autor material del asesinato de Expósito Moreno, quien la noche del 25 de junio de 2014 recibió cinco tiros por la espalda afuera de un domicilio del barrio 13 de Diciembre, en presencia de Gayá y del pequeño hijo de esta.
Kesen -ex pareja de la víctima y madre de una hija en común- habría sido según la querella la autora intelectual del homicidio, debido a que el ciudadano español discutía la tenencia de la niña y había viajado con ese objetivo a la Argentina.
En ese contexto habría ocurrido el crimen que conmocionó a Comodoro Rivadavia y a su ciudad natal Fuengirola, en Andalucía, donde lo bautizaron como "Padre Coraje".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico