Prades desistió del plan que preveía masivos despidos de municipales

El intendente de Caleta Olivia se desdijo de una polémica postura que anunció el martes en la apertura del período de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, cuando argumentó que una de las alternativas para sanear las finanzas del municipio consistía en aplicar un "Plan C", el cual significaba despedir a 2.500 empleados.

Caleta Olivia (agencia)
Lo dijo exactamente a los 30 minutos de su exposición, pero horas después de finalizado el acto la supervisión de Prensa de la comuna emitió un comunicado citando posteriores declaraciones del jefe comunal, por el cual aclaraba que el "Plan C" quedaba descartado y que lo mencionó "como modo de ejemplo" ante la "crítica y extrema gravedad institucional generada por la falta de recursos presupuestarios".
Además, cuando se envió a los medios periodísticos copia escrita del discurso se quitaron los párrafos donde se aludía a esa postura y solo se dejó lo atinente a las primeras alternativas centradas en el "Plan A" que se refería a reclamar la restitución de fondos que dejaron de enviar Nación y Provincia y en el "Plan B" que contemplaba dejar sin efecto negociaciones paritarias.
De todos modos, sus iniciales dichos ya habían sido propalados a través de emisoras radiales y portales digitales, e incluso repercutieron en algunos medios televisivos de Buenos Aires.

"UNA BURRADA"
En el informe de prensa oficial se destaca que el intendente resaltó que con la actual recaudación propia que tiene el municipio, "solo se puede pagar un sueldo cada dos meses".
Es por ello que hubo que idear planes pensados en función de posibles salidas, pero de todos modos aclaró que el "Plan C" quedaba descartado porque "dejar en la calle a 2.500 familias sería una burrada y yo ya he asumido mi compromiso de no despedir a ningún empleado".
Por ello procuró corregir su propio desliz al señalar que ese planteo era "meramente ejemplificativo" y que el mismo estaba en función del déficit de 50 millones mensuales, monto que representa los sueldos de 2.500 empleados.
De todos modos, mantuvo firme el "Plan B" y más aún el "Plan A" que, detalló, consiste en exigir a Nación y Provincia, mediante un instrumento judicial, el "estricto cumplimiento" de lo que venían haciendo en lo que respecta a remisión de fondos.
"Por delante de todo está Caleta Olivia y las acciones serán contra Mauricio Macri o contra Alicia Kirchner si corresponde porque acá no se distingue ni a uno ni a otro" afirmó, destacando además que la ayuda financiera que antes llegaba no consistía en un aporte del Tesoro Nacional, sino que era "un aporte social no reintegrable".
"VOY A DAR PELEA"
También dijo que hay gente que busca desestabilizar y confundir a los vecinos, porque "solamente un dañino puede decirle a los trabajadores de planes sociales que Prades los va a abandonar. Lo dicen porque quieren generar caos social, predisponer a un clima de hastío y desconocen la crisis", aunque no hizo puntual referencia de nombres.
Además, remarcó que a pesar de que la situación es agobiante negó rotundamente la posibilidad de renunciar a su puesto como jefe de la comuna. "Me van a tener que matar para sacarme de ahí, voy a dar pelea y les voy a enseñar cómo", afirmó.
Para reforzar estos dichos, ejemplifico que "en 10 días (de gobierno) clausuramos TERMAP, mientras que otros, en 22 años (de gestión) les pedían camisetas de fútbol, escritorios viejos y computadoras".
Finalmente, en cuanto a la ausencia del gobierno nacional para con Caleta Olivia sostuvo que "ahora nos tiene que ayudar sí o sí", precisando que se le reclama el envío de ATN y que si es necesario, se presentará un recurso de amparo.
A todo esto, el concejal Juan José Naves (FpV) dijo que si bien apoyará al Ejecutivo con gestiones que estén a su alcance, fijó posición respecto a la alternativa que despidos que Prades formulara en su discurso.
"Buscaremos maximizar los consensos que promuevan crecimiento y sostenimiento para Caleta Olivia y sus ciudadanos. Es necesario trabajar para preservar los pilares de la economía local y el trabajo de los caletenses, pero los despidos no son una alternativa viable porque afectaría a muchos ciudadanos y a la economía de la ciudad", puntualizó.
Por otra parte, calificó de "total desidia" la actitud de "castito" del gobierno nacional para con Santa Cruz y Caleta Olivia en particular ya que "paralizó aportes en materia económica, obras públicas, y hasta disminuyó la coparticipación para incrementar la que le envía a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires".
"El macrismo es incongruente con sus dichos de campaña porque deja librada a su suerte a una provincia y puntualmente a nuestra ciudad donde –referenció- el signo político que la gobierna va en sintonía con el propio".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico