Prades dijo que hoy Caleta necesita de su propia "revolución" para salir de la crisis

Al presidir ayer el acto central alusivo al 206° aniversario del primer gobierno patrio, el intendente Facundo Prades dijo que "hemos puesto en manos de Dios a nuestra ciudad", para que ayude a superar la peor crisis que la golpea y la coloca en el peor momento de su historia.

Caleta Olivia (agencia)
El jefe comunal realizó un improvisado discurso en la ceremonia que tuvo lugar poco antes del mediodía en el Complejo Deportivo "Ingeniero Knudsen", con la presencia de abanderados de fuerzas de seguridad, centros de residentes y otras instituciones comunitarias, además de algunos establecimientos educativos. Eso sí, muy inferior a la evocación de otras fechas patrias, teniendo en cuenta la inactividad áulica que se registra por el paro docente.
Prades estuvo acompañado por miembros de su gabinete, oficiales de la Policía Provincial, Prefectura Naval y concejales, en tanto que en las graderías se hizo presente una regular cantidad de vecinos.
Previo al discurso, se realizó la formal ceremonia de izamiento del Pabellón Nacional y posterior entonación del Himno y más tarde se produjo la actuación del ballet oficial de danzas folclóricas "Quienenquén" y de un grupo de niños del taller municipal "Huellitas del Sur".

EL PEOR MOMENTO
En la apertura de su alocución, el intendente agradeció a quienes asistieron al acto para evocar una relevante fecha de la historia nacional y de inmediato destacó que personalmente asumía la responsabilidad de estar al frente "de una localidad muy golpeada que está atravesando tal vez su peor momento".
Aún así, tomo ello como un desafío, procurando emular el rol de aquellos hombres de Mayo de 1810 "que tuvieron la valentía de dar pelea" y llevaron adelante una revolución para alcanzar la libertad y luego la independencia del país.
Luego calificó de "muy delicado" el momento que afronta la ciudad del Gorosito y advirtió que "algunos pillos quieren aprovecharse astutamente" de ello, pero "nosotros no vamos a permitir que eso ocurra".
Inmediatamente después pasó factura política a gestiones que lo precedieron al señalar que "yo soy un ser humano; soy padre y me duelen todas las cosas que pasan, pero difícilmente podré remediar el dolor de un pueblo que lleva más de 20 o 25 años sin ser administrado de la manera correcta, en solo 6 meses".

EN LAS MANOS DE DIOS
Más adelante se disculpó tácitamente de no poder brindar un discurso haciendo una extensa referencia a la fecha histórica, pero prometió que "el próximo año seguramente podremos hacer un repaso amplio de la importancia que tuvo la Revolución de Mayo de 1810".
"Les aseguro que vamos a estar de otra manera porque trabajaremos incansablemente para poner de pie a mi Caleta querida, porque tengo un grupo de gente muy valiente y por ello comenzaremos a trabajar en la revolución de Caleta Olivia, a pesar de que muchos pongan palos en la rueda para confundir a la sociedad", reiteró.
En el tramo final de su exposición, Prades dijo que "sólo me resta pedirles que me ayuden y que ayuden a toda la gente que está conmigo porque este no es un momento común, sino muy delicado para toda la comunidad" y por ello "hemos puesto en las manos de Dios a nuestra ciudad para que sea El quien guíe cada decisión que tomemos y cada acto que llevemos adelante".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico