"Precios Transparentes" no arrancó con el pie derecho en Comodoro

El programa Precios Transparentes que impulsa el Gobierno nacional genera opiniones encontradas en esta ciudad. Desde comercios de electrodomésticos observan que la medida no ayudará a elevar el consumo y advierten que hay productos que incrementaron un 40% su valor si se pacta su pago en 18 cuotas. Mientras, en el rubro supermercadista señalan que se tendría que haber lanzado en forma gradual para que los clientes se puedan acostumbrar. En tanto, las agencias de viaje y corralones de materiales ven al programa como una buena forma de tener un panorama más claro de precios.

A Ana Salgado se le rompió el lavarropas. Gastó 1.000 pesos en tratar de arreglarlo pero no obtuvo resultados. El técnico le dijo que tenía que comprarse otro. Por eso decidió ir a su “comercio de confianza” para elegir un nuevo electrodoméstico. Su marido, Martín Valenzuela, se desempeñaba como petrolero pero la crisis económica lo dejó sin trabajo y por eso tuvo que volver a realizar trabajos de albañilería.
Los dos recuerdan los tiempos de prosperidad cuando se contaba con un sueldo fijo. "Era sabido. El cambio no fue cambio. Fue crisis y desempleo, pero ganó el que sacó más votos”, sostiene Martín, resignado a tener que comprar otro lavarropas.
"Escuché eso que hablaban ustedes de los nuevos precios que ofrece (Mauricio) Macri. ¿Es tan así como lo contaban ustedes? ¿Hay tanta diferencia entre los precios?”, pregunta Ana a El Patagónico.
Cuando se ingresa al comercio, Ana y Martín son abordados rápidamente por uno de los solícitos vendedores que les pregunta gentilmente en qué los puede ayudar. "Venimos a ver un lavarropas", manifiesta ella.
El vendedor rápidamente los guía hacia el sector de los electrométricos y comienza a explicarle sobre las diferentes características de cada uno. "Esta es una buena marca y dentro de todo es económica. Puede financiarlo hasta en 18 cuotas con tarjeta de crédito o puede solicitar nuestro crédito personal", explica el vendedor.
“¿Cuánto cuesta?”, pregunta Ana sabiendo que mínimamente deberá contar con 8 mil pesos de base para poder adquirir un electrodoméstico de este tipo. “10.987 pesos de contado o en un pago” sostiene el empleado.
Tanto Ana como Martín saben que no están en condiciones de pagar esa cantidad de dinero en un solo pago; por eso deben recurrir a la financiación con la tarjeta de crédito que ahora solo usan en “casos de emergencias” como este.
El empleado detalla una y otra vez las formas de pago pero el matrimonio no puede creer que deberán pagar hasta un 40% más si deciden abonarlo en 18 cuotas (un año y medio en el cual el Gobierno del mismo Macri estimó una inflación del 17% anual, por lo cual entonces no deberían pagar más del 25%).
La calma se le termina al matrimonio y comienza a debatir qué hacer. El sueldo no garantiza pagar esa suma todos los meses y tampoco les “cierra” pagar el 40% más por un electrodoméstico.
“Aguantemos un poco más. Hasta que vos puedas conseguir algo mejor (trabajo) o yo consiga un trabajo. Si yo puedo lavar a mano y después la pasamos por el secarropas”, le dice Ana a su marido.
El la mira y relojea el precio que le dio el vendedor. "No, comprémoslo. Nos queda otra. Comprémoslo", sostiene Martín.
Luego de firmar los comprobantes, los empleados del comercio céntrico ayudan a Ana y Martín a subir el electrodoméstico a su vehículo. “Que tenga buenas tarde jefe”, se despide el trabajador.
La vuelta hasta su casa ubicada en el barrio San Isidro Labrador es silenciosa. Ninguno de los dos habla como lo hacían en la ida.
"Es una locura. Es un atropello al laburante. ¿Decime cómo hace la gente que apenas llega a fin de mes? Lo que hace este tipo (Macri) es inhumano. Te deja sin laburo y te sube los precios. Ojalá no siga cambiando porque lo estamos pagando solamente nosotros al cambio", ironiza Martín.

QUEJAS DE LOS CONSUMIDORES

La situación que le tocó vivir a Ana y Martín se repite entre varios consumidores que recorren los diferentes comercios de esta ciudad. Es que el debut del programa "Precios Transparentes" que lanzó el Gobierno nacional para diferenciar los importes que se pagan al contado de los financiados, en algunos casos se dispararon hasta un 70% si se opta por pagar con tarjeta, por lo que no despierta simpatías ni entre comerciantes ni clientes.
El Patagónico consultó a diferentes clientes que en los últimos días decidieron realizar alguna transacción comercial con tarjeta de crédito y coincidieron en que “la medida no es clara”. Además, muchos no entienden por qué tienen que pagar un monto más elevado por abonar con tarjeta de crédito cuando hace dos meses no tenían ese problema.


A dos semana de Precios Transp...

Joaquín Bustamante se desempeña como remisero y hace unos días se dirigió a una tienda deportiva para comprarle un par de zapatillas a su hijo y se sorprendió con los precios finales. "Yo le tuve que comprar sí o sí porque ya estaba con los dedos afuera el pibe. Pero es una locura. Tenía que pagar como 400 pesos si lo pagaba en 12 cuotas y decidí pagarlo de contado. No sé cómo voy a explicarle a mi esposa, pero no es justo que tengamos que pagar una diferencia enorme por elegir las cuotas”, consideró.
Por su parte Miriam González criticó que la medida impulsada no ayuda a sincerar los precios sino que beneficia a los empresarios. “Si me decís que esto va ayudar a sincerar los precios es una mentira. Entra a una tienda y vas a salir espantado porque los precios se dispararon. Antes nos quejábamos de la inflación pero comprábamos. Ahora ni nos podemos quejar porque hasta las ganas te quita este Gobierno”, aseguró.

"UN PROGRAMA QUE MIENTE"

El encargado de una tienda de electrométricos del centro afirma que la medida impulsada por el Gobierno nacional no es clara y no servirá para potenciar el consumo. "Si uno es empresario piensa en ganar, no en perder. Este programa hace eso: nos impulsa a generar pérdidas porque el cliente viene y te dice: '¿Por qué tengo que pagar un 30% más por algo que hace un mes me salía lo mismo en 12 cuotas?'. Bueno esas quejas se repiten desde que se lanzó este programa”, sostiene el trabajador que pidió proteger su identidad por una política empresarial.
“La razón de las quejas está a la vista de todos. Vos podes acercarte a cualquier comercio y vas a notar la diferencia. Los precios de los televisores, aires acondicionados, teléfonos celulares y lavarropas. Si compras con tarjeta de crédito, te cuestan casi un 40% más desde que se puso en marcha este programa”, agrega.
"Ellos (el Gobierno nacional) aseguran que los precios de contado bajaron un 10%, pero seamos sinceros ¿Quién te va a pagar 10 mil pesos por un lavarropas o una heladera? Tenes que ser soltero y vivir con tus padres, o tener un cargo jerárquico en el petróleo”, describió el encargado.


electrodomesticos.JPG

También afirmó que ya comienza a verse una baja en la frecuencia de los usuarios. "Argentina, pero sobre todo Comodoro Rivadavia, es caro en todo lo que respecta a la tecnología y pese a que es muy temprano para hablar de bajas en el consumo o caídas en las ventas, ya empezamos a ver que la gente visita menos el local. Hay que tener en cuenta que esto ya viene bastante pálido. Yo llegué a esta ciudad hace un par de años y vendías los televisores como pan caliente. En ninguna ciudad se vendía televisores como acá. Eramos la sucursal que vendía más televisores por mes en todo el país y eso que no llegamos a los 500 mil habitantes. Bueno, eso ya no pasa y si le sumas que un tele te va a costar un 40% más, creo que nos va a afectar muchísimo mas vender en el salón”, describió.
El encargado también explicó que otro punto a tener en cuenta es la diferencia entre las tarjetas de crédito. Por ejemplo, si una persona decide abonar con Visa puede tener una suba en el 10% si elige abonar en seis cuotas y del 70% en 24 cuotas, aunque varía de acuerdo a la cadena donde se adquiera el producto.
"Hay que estar atento a la financiación, pero principalmente el cliente tiene que preguntar el precio final. No importa si aburre al vendedor con las mismas 7 mil preguntas. Tiene que hacerlas porque nos ha pasado casos que cuando van a entregar el producto, muchas personas ven la boleta y dicen 'pero yo no quería esto', o 'no lo puedo pagar' y no lo reciben. Hay que estar seguro y no comprar al 'voleo' como se hacía antes. Eso no pasa más y la gente lo tiene que entender, lamentablemente”, recomendó el trabajador.

SUPERMERCADOS EN ALERTA

En el sector supermercadista son más cautos y esperan que la medida se “vaya acomodando en los próximos meses”. Sin embargo, se mostraron preocupados por el mensaje que bajan desde el Gobierno nacional.
"Si yo te digo que vamos a subir un 60% el litro de leche para que baje un 10% el precio de la carne, te estaría mintiendo porque el precio de los comestibles y bebidas no van a bajar porque eso lo establece la industria alimenticia”, describió el responsable de un supermercado de una empresa que cuenta con dos sucursales en esta ciudad.
Asimismo, destacó que los precios que establece el programa “Precios Transparentes” son confusos y no ayudan a la economía familiar. “Uno puede impulsar este programa pero no de golpe. Es como que te enseñen a nadar y te dejen ahogarte. Si sobrevivís bien y sino, bueno, fue culpa tuya por no saber administrar el aire. Esto es lo mismo. No podes lanzar algo así cuando la gente está haciendo cuentas para saber qué compra y qué no cada mes”, consideró.

SINSEÑAL.jpg
En el sector supermercadista son más cautos y esperan que la medida se “vaya acomodando en los próximos meses.
En el sector supermercadista son más cautos y esperan que la medida se “vaya acomodando en los próximos meses.

"Los clientes están algo confundidos y es lógico. Nosotros tenemos una parte de electrodomésticos y vienen y te hacen un montón de preguntas de por qué cuesta tanto por un lado y qué pueden hacer. Igualmente, creemos que en el corto plazo la situación se va a estabilizar, que el cliente se acostumbrará a diferenciar precios al contado de los costos de los financiados. Estimamos que el sistema irá a una menor cantidad de cuotas porque el valor de financiación asustará menos", aseguró el vocero del supermercado.
"Por un par de meses seguramente habrá menos clientes. Ahí está la capacidad de los empresarios para captar la mayor cantidad. Seguro va a ser como en el parque automotriz donde se establece un número de vehículos para vender por año y las concesionarias pelean para ver quién puede ganar. Bueno, esto será lo mismo, con la diferencia de que cuando pasen un par de meses y se vea cómo funciona este mecanismo, volverán a comprar con más seguridad”, manifestó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico