Preguntas frecuentes sobre infertilidad

¿Qué es la infertilidad?
La infertilidad puede definirse como la incapacidad para concebir un bebé, luego de haber tenido relaciones sexuales sin protección y de manera regular por el plazo de un año. Para las parejas mayores de 35 años, el período se acotaría a seis meses. La infertilidad es considerada una enfermedad que afecta al sistema reproductivo, convirtiéndose en un problema serio que requiere atención médica.

¿Cuán común es la infertilidad?
Se estima que la infertilidad afecta a alrededor del 10% de la población. Además, se cree que entre 2.1 millones y 6.1 millones de Norteamericanos estarían experimentando alguna clase de problemas relacionados con la infertilidad. Pero, debido a que sólo la mitad de las personas que padecen de problemas de infertilidad en la actualidad están buscando ayuda profesional para tratar su problema, es sumamente difícil precisar con certeza el número exacto.

¿Puedo ser infértil si ya he tenido
hijos anteriormente?
Los problemas de infertilidad pueden surgir en cualquier momento. El hecho de haber tenido hijos anteriormente no garantizará que usted será fértil en el futuro. De hecho, existen más parejas que padecen de infertilidad secundaria (problemas de infertilidad experimentados por parejas que ya han tenido uno o más hijos), que de infertilidad primaria (problemas de infertilidad experimentados por parejas que nunca antes han tenido hijos).

¿Quiénes corren mayores riesgos de ser infértiles?
Aquellas personas que fuman, que padecen de sobrepeso o que son obesas, que consumen drogas y/o alcohol de manera regular; las que cuentan con un historial médico de infecciones de transmisión sexual, las que padecen de endometriosis, las que están expuestas a DES, las que presentan problemas en sus trompas de falopio; o aquellas que fueran mayores de 35 años, son las personas que corren mayores riesgos de experimentar problemas de infertilidad.

¿Puedo evitar o prevenir de
alguna manera la infertilidad?
En algunos casos, el hecho de perder algo de peso, de dejar de consumir drogas, alcohol y/o cigarrillos, y de consumir una dieta sana, equilibrada y saludable sería suficiente para mejorar su fertilidad. No obstante, muchas personas no podrán prevenir o evitar padecer problemas de infertilidad y, por ello, deberán recurrir a un especialista para tratar de solucionar dichos problemas.

¿Cómo se diagnostica la infertilidad?
Tanto usted como su pareja deberían ser examinados con mucho cuidado si sospecharan que podrían tener algún tipo de problema de infertilidad. Lo más recomendable sería que concertaran una cita con su médico de cabecera, el cual podrá evaluar -mediante una serie de análisis especiales- el estado de su salud y si el mismo estuviera afectando negativamente su fertilidad. También se le podrían realizar varios estudios mucho más complejos y avanzados, como por ejemplo las pruebas de ultrasonido o los análisis de sangre. Pero, si su doctor de cabecera no tuviera la suficiente experiencia como para poder tratar sus problemas de infertilidad, probablemente la derivará a un especialista en infertilidad, el cual los someterá - tanto a usted como a su pareja- a una serie de pruebas y análisis mucho más minuciosos y complejos para poder determinar la causa exacta de sus problemas para concebir.

¿La infertilidad siempre es tratada con soluciones o tratamientos de alta complejidad?
No, algunas parejas pueden mejorar su fertilidad llevando a cabo simples cambios en su estilo de vida. Por otro lado, otras requerirán intervenciones médicas mínimas, como por ejemplo la necesidad de someterse a alguna cirugía menor o, comenzar a consumir cierta medicación específica antes de estar preparados y ser capaces de concebir un bebé. Entre el 85% y el 90% de las parejas serán capaces de restablecer y mejorar su fertilidad mediante alguna de estas terapias convencionales.

¿Con cuánta frecuencia las personas utilizan
tecnologías reproductivas asistidas (TRA)?
A pesar de que se habla de ellas constantemente, menos del 5% de las parejas que padecen problemas de infertilidad están actualmente utilizando esta clase de tecnologías. La Fertilización In Vitro (FIV) es la más comúnmente utilizada, contabilizando aproximadamente el 98% de todos los procedimientos en los que se utilizan TRA. No obstante, menos del 2% de todas las parejas infértiles actualmente están sometiéndose a técnicas de FIV.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico