Prelude, una 'start up' para tener hijos sin sexo

Martín Varsavsky es un empresario argentino que cree que practicar sexo no es la mejor manera de traer bebés al mundo. Encontró un nuevo método y cuenta con 200 millones de dólares de inversión para hacerlo accesible a través de su nueva startup, Prelude.

Su séptimo hijo no será como los demás. Este va a nacer usando el método que él mismo ha creado. Cuando Nina (esposa de Varsavsky) quiso tener su primer hijo, a los 31 años, descubrió que sus ovocitos no estaban en el mejor estado. Recurrieron a ayuda médica. Fue costoso y tuvieron momentos de poca información e incertidumbre. “¿Cómo podía ser que no fuese fértil? No dábamos crédito. Nuestros hijos fueron in vitro, pero sé que esperamos demasiado. No quiero que otros pasen por ello”, subrayó.
Varsavsky quería resolver un problema propio y se dio cuenta de que no era el único que lo sufría. Al contrario, pensó que era necesario crear una solución integral. Se puso a estudiar. "Al fin y al cabo, soy profesor en Columbia. Cuando quiero saber de algo, me meto a fondo".
Prelude ofrece un plan para asegurar la descendencia con un pago de 200 dólares mensuales durante tres años. Cubre desde la extracción de ovocitos a la congelación, mantenimiento, fecundación in vitro, implante y pruebas embrionarias para asegurar que el bebé estará sano. Pasados los tres años, se puede seguir pagando por el mantenimiento hasta que llegue el momento en que se desee tener hijos.
Insiste en que, por sí mismo, no ha inventado nada, pero sí ha sido capaz de unir tecnologías que ya existían, convertirlas en un proceso lógico y ofrecerlas como un servicio. “He buscado la mejor manera de tener bebés. El problema es que no vas a la clínica cuando eres fértil, sino cuando es más complicado. La gente quiere tener los hijos a partir de los 35 y los 40, pero casi nadie con 25, que es cuando se tiene mejor material. Ya se congelaban gametos, se escogían los sanos y se implantaban evitando generar mellizos".
El emprendedor remarca un factor importante, el análisis genético: “evitamos patologías congénitas y, en consecuencia, casos que terminarían en aborto. Sabemos que podemos elegir los embriones que no van a tener Alzheimer. Ojo, no es la cirugía estética de los bebés lo que hacemos, pero sí la mejor manera de escoger el material genético más sano”.
Prelude ha pasado de ser solo una idea a cerrar la compra de un centro sanitario en Atlanta, RBA, donde estará la central de sus servicios, con 100 empleados, y MyEggbank, el mayor centro de almacenamiento de ovocitos del mundo.
Dentro de los planes de negocio contempla ofrecerlo a seguros médicos y empresas. “Facebook, Google y Apple ya pagan a sus empleadas la congelación de ovocitos. Tiene sentido porque en el momento en que más suben en su carrera laboral es cuando no quieren parar para ser madres. Al mismo tiempo, pienso que no es algo solo femenino. Lo ideal es que se pudieran suscribir ambos sexos y las empresas lo ofrecieran", argumentó.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico