Preocupa de la deuda que PAMI mantiene con el CABIN

Así lo plantearon ayer los concejales Nicolas Caridi y Maximiliano Sampaoli, quienes se reunieron con directivos del Centro de Aplicaciones Bionucleares, Jorge Brugna y Juan José Nieto, para conocer la situación con la obra PAMI.

Los concejales señalaron que si bien la obra social que brinda cobertura a jubilados y pensionados había garantizado que saldaría una deuda del orden de los 6 millones de pesos que mantiene con el Centro de Aplicaciones Bionucleares (CABIN), hasta la fecha los pagos solo han sido parciales. El atraso cobra importancia para la entidad, ya que el 40% de sus pacientes son afiliados de PAMI, una situación que ya había puesto en jaque el pago de sueldos de setiembre, cuando tomó estado público.
Según indicó Caridi, que preside la comisión parlamentaria de salud, "hemos podido saber que hubo negociaciones con la gente de PAMI, se está avanzando en el pago de las facturas atrasadas, se ha hecho un pago parcial y la idea es que próximamente se termine de completar esa deuda, pero hay un atraso y nos preocupa".
"Si el PAMI es uno de los principales ingresos por el uso que dan sus afiliados al CABIN, el atraso genera grandes inconvenientes. El mismo CABIN tiene que seguir pagando insumos radiactivos necesarios para la función que cumple y el atraso le genera un inconveniente con sus proveedores. Por eso lo que nosotros queremos asegurar es que el PAMI termine de pagar las facturas que debe y se ponga al día en este sentido", sostuvo.
Además, el concejal planteó la necesidad de establecer nomencladores diferenciales para la zona sur dentro de la obra social. Según consignó, "como prestadora, PAMI impone ciertos valores que no son discutibles con sus efectores de salud, es decir que el propio Instituto define cuál es el valor que va a pagar por esta prestación. Esto invierte la capacidad de negociación respecto al valor real, afectado además por cuestiones inflacionarias".
Explicó que los prestadores de la región perciben los mismos montos que en el resto del país a pesar de las diferencias en los costos. En tal sentido, planteó la necesidad de tener en cuenta esas diferencias sustanciales que se dan entre Patagonia y Capital Federal por ejemplo, con lo que graficó la necesidad de los aludidos nomencladores diferenciales. Si bien admitió que el director regional de PAMI, Ignacio Torres no tiene decisión directa en el tema, sostuvo que es quien debe gestionar el tema a nivel nacional.
"Se tiene que poner a la cabeza del reclamo para que se contemplen en Chubut y precisamente en Comodoro Rivadavia en el valor diferenciado del nomenclador. Nosotros sabemos que los costos médicos y prestar un servicio como el que realiza un Cabin tiene un costo muy disímil por distancia, funcionamiento y honorarios, que el que se obtiene en otros lugares del país. Con lo cual, sumado al atraso en las facturas, se termina perjudicando el funcionamiento en este caso del CABIN, el atraso económico en el valor del nomenclador", manifestó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico